25.4 C
Valencia
sábado, diciembre 10, 2022

Abnegación, el nuevo single de Nacho Vegas: La parte amarga de la manzana.

-

Hoy, nuestro trozo de cielo mediterráneo vuelve a amanecer gris y tormentoso, como el día que escribí sobre el lanzamiento de «La flor de la manzana«. Comienzo a pensar que Nacho es un caracol y sale cuando llueve. Ahora es cuando sus detractores aprovechan la metáfora para bromear sobre la relación mitológica entre la lluvia y la desafinación. Os lo podéis ahorrar, lo cierto es que nunca nos ha importado que los músicos cantaran bien, ni a nosotros ni a la industria. Con el cinismo a otra parte, o a otra revista.

Nacho Vegas - Abnegación

Pasando del significante y centrándome en mi materia preferida, que es más bien la del significado, he pensado en escribir unas líneas sobre «Abnegación», el nuevo single de Nacho. Explicaba nuestro querido cantautor de cabecera en una entrevista para RTVE, que le gusta suceder sus discos de EPs, a modo de transición entre el álbum anterior y el que está por venir. Ha anunciado que irán sacando singles y puede que en primavera hayan publicado el EP entero, supongo que dependerá de la previsión meteorológica. El caso es que está bastante claro que a Nacho se le ha metido entre ceja y ceja resignificar el indie, porque si no cantan los músicos sobre lo que les da la gana (preferiblemente, que moleste a la industria), a santo de qué íbamos a reconocerlos como independientes? ¿Idependientes de qué y de quién? Que Violeta Parra esté siempre presente en el horizonte de Nacho es, desde luego, una garantia de calidad discursiva y de buen gusto. Muy bien Nacho, hay canciones que son abrazos, pero también conviene hurgar en la llaga de vez en cuando, hablar de las cosas que nos atraviesan: Siempre nos quedará molestar.

Para Nacho, la abnegación es una manera de mirar el mundo: «De frente, con resignación, pero a la vez con mala leche», dice. No solo ha seguido tirando del maravilloso hilo estético de Miguel Brieva, este single es una continuación de sus últimos trabajos. En él habla del mismo agotamiento atroz y de los estallidos que preceden el estribillo de «Ideología», y la crónica de sucesos recuerda a «Fabulación» (Lamentablemente no hemos ido a mejor, podríamos considerarlo una lista acumulativa de miserias politicas perennes). Cada vez que la escucho, por ejemplo, me acuerdo de los jóvenes de Altsasu. Quien se acuerda aún de ellos? Para esto sirven las canciones. Así que votamos «sí» a la salvaguarda de este pequeño bastión de resistencia dentro de la industria del hartazgo cultural, de la abundancia y la trivialidad. Cuanto a lo musical, la nueva canción me ha remitido automáticamente a «Lo que comen las brujas», una de mis favoritas de todos los tiempos. Tener un estilo tan propio, un sonido tan particular y una personalidad tan original (en el sentido estricto del término) es lo que le da sentido a todo esto, de lo demás hay demasiadas canciones.

A pesar de los ecos pesimistas del nuevo single, Nacho sigue destapando agujeros por donde puedan entrar pequeños rayos de luz, de los que alumbran mucho: Así lo hizo en su anterior album.  «Abnegación» habla de un nuevo paradigma donde no hay más certezas que las hegemónicas: Un presente imperativo, desordenado y catastrofista. Pero lejos del nihilismo y de la equidistancia, siempre hay un hueco para el deseo, la utopía y ese espacio propio donde transitar la frustración y el miedo. Abnegar es también construir un lugar donde quejarnos y estallar.

 

 

- Advertisment -spot_img
Noèlia Sanvictor
Cantante, multiinstrumentista, historiadora y, además, feminista.
- Advertisement -spot_imgspot_img
- Advertisement -spot_imgspot_img