25.4 C
Valencia
martes, abril 13, 2021

Sonido Atlántico #1: PORTER

-

Si algo hay claro a día de hoy es que puede que malos no, pero sí son duros tiempos para la lírica, para la música y para la cultura en general. Es por ello que nunca está de más apoyar todo lo que guste y difundir lo máximo posible, algo que La Gramola de Keith lleva haciendo ya diez años, sobre todo a nivel nacional. Por tanto, para ampliar horizontes, y recordando “El otro lado del charco”, la antigua sección en el podcast, y dándole una vuelta al formato, llega SONIDO ATLÁNTICO, un espacio en la web dedicado única y exclusivamente a la música proveniente del continente americano, más concretamente de Centro y Sudamérica. Comenzamos con la que, posiblemente, sea una de las bandas que mejor representa el sonido del rock latinoamericano durante los últimos años hasta ahora: los mexicanos PORTER.

Porter se formó en 2001 en la ciudad de Jalisco bajo el nombre de Demullet y como una banda íntegramente instrumental a la que, en 2004 y ya bajo su actual nombre, se uniría Juan Son como vocalista. Como todo grupo en sus inicios, comenzaron a darse a conocer con sus primeras canciones que finalmente culminaron en un álbum de siete tracks titulado “Donde los ponys pastan”, y de donde saldría el que sería uno de los temas más escuchados de los mexicanos: Espiral, un single que se expandió notablemente a través del que aún hoy sigue siendo uno de los mayores canales de difusión de rock latinoamericano como es la estación de radio Reactor 105, donde sonaron las primeras canciones de un grupo que comenzaba a incubar un sonido que iría creciendo y evolucionando con el paso de los años.

A la hora de subirse a los primeros escenarios, el escaparate fue grande si se tiene en cuenta que Porter fueron teloneros de bandas internacionales como The Strokes (Arena VFG, 2006) o Red Hot Chili Peppers (Foro Sol, 2007), y un año más tarde, ya con su segundo disco publicado, se presentaron en Coachella con una base considerable de fans latinos y con una colaboración especial en vivo por parte de Natalia Lafourcade, que se subió a cantar Host of a ghost en el que sería el último concierto de la banda antes de su sonada separación. De esta manera, cuatro años después de su transformación de cuarteto instrumental a quinteto, Porter se separaba.

Porter Host of a Ghost (Sesiones con Alejandro Franco)

 

La disolución de la banda no fue definitiva, ya que en 2013 la vuelta de Porter se haría realidad. Eso sí, tras su tan esperada presentación en el festival Vive Latino 2013, la banda jamás volvería a retomar su forma anterior. Los nuevos Porter trajeron cambios; el primero y probablemente más influyente fue la salida de Juan Son, vocalista hasta el momento, quien decidió desvincularse por incompatibilidades con el resto del grupo, con el que, según un comunicado oficial de la banda, “trataron de coincidir en tiempo y en espacio durante 5 años”. Aunque no es menos cierto que el mismo Juan Son fue una de las principales causas de la desaparición de la banda en 2008, ya que llegó un momento en que sus intereses musicales comenzaron a distar de los del resto de integrantes, hecho que desembocó en diversos desencuentros creativos entre la banda y su vocalista. Sin que esto supusiera el fin por ninguna de las dos partes, David Velasco, el nuevo vocalista, se uniría pocos meses después, y Juan iniciaría más tarde su proyecto en solitario.

La llegada de David Velasco va de la mano del gran cambio del grupo. Poco que ver con lo que era en 2008, el sonido de Porter se adentra en un universo inexplorado anteriormente en ninguno de sus dos primeros álbumes, e influido por una serie de viajes de los miembros de la banda antes de su vuelta a la actividad musical, en 2014 nace “Moctezuma”, un trabajo fruto de una evolución más que evidente y materializado a través de un proceso cuanto menos artesanal, cuyo resultado es uno de los álbumes artísticamente más completos de los últimos años en la historia del rock latinoamericano. Con una producción innovadora que inunda el álbum en su totalidad, pero que se puede apreciar de manera más que clara especialmente en canciones como Tzunami y Palapa; nuevos instrumentos y nuevos sonidos, mezclando arreglos electrónicos con las siempre presentes guitarras eléctricas y unas letras completamente nuevas, renovadas y revolucionarias por la manera de tratar y reivindicar, desde un punto de vista muy poco usual hasta la fecha, las culturas prehispánicas. Comenzando por el propio título del disco, “Moctezuma” (“Señor que frunce el ceño”), nombre del rey azteca que trató de alzar un imperio que sucumbió ante la llegada de Hernán Cortés al continente americano. Este último hecho histórico, cómo no, también tiene un hueco en el disco a través de canciones como Rincón Yucateco y versos como “Quema la villa, quema la herida […] Camelia se perdió buscando en las malaguas, tan dulce la ilusión de alguna vez tocarlas”. Además, lugares como Ixtlán o el mítico Aztlán también ejercen un papel importante en temas como M Bosque o La China. Protagonismo que también tienen conceptos como la belleza, canalizada a través de dos aves más que simbólicas de la mitología prehispánica como son el Quetzal, el ave sagrada de México, y el Huitzil, que tienen su propia representación en las canciones Murciélago y en la propia Huitzil, respectivamente.

Porter - Huitzil (Video Oficial)

 

Asimismo, la belleza se convierte en un elemento más que remarcable de esta banda reinventada tras la salida de su vocalista, hecho que se tornó a favor de los mexicanos, que consiguieron que su música diera un giro, no de 180 grados, ya que el rock sigue estando presente, pero sí hacia un estilo considerablemente distinto, más sofisticado y, sin duda alguna, estéticamente más trabajado, con una gran cantidad de elementos inexplorados y una dirección que muy pocos grupos han sabido tomar. Hecho que se consolida con “Las Batallas”, su último álbum, lanzado en 2019, que toma el relevo de “Moctezuma” y lo lleva de la mano hacia un refinamiento musical y una apertura lírica, que se expande fuera de los límites que rodean la temática de la cultura mexica, hablando sobre las batallas a las que el ser humano ha de enfrentarse constantemente, con factores externos, pero sobre todo con uno mismo, alcanzando una madurez imprescindible para la realización de este álbum y que se percibe en el mismo de forma inherente.

Porter - Pájaros

 

De esta manera, con cuatro discos, y sobre todo con los dos últimos, Porter se ha convertido en estandarte de la música contemporánea latinoamericana, en este caso nacida, criada y crecida en México, pero que ha demostrado traspasar fronteras y romper moldes con algo que está al alcance de todo el mundo y que parece que, en ocasiones, pasa demasiado desapercibido: la historia.

RECOMENDACIONES:

Rincón Yucateco (“Moctezuma”, 2015)

Tzunami (“Moctezuma”, 2019)

Arcade (“Las Batallas”, 2019)

 

Texto: Pablo Ramos

- Advertisment -
REDACCIÓNhttps://www.lagramoladekeith.com
Redacción, La Gramola de Keith.
- Advertisement -
- Advertisement -