25.4 C
Valencia
jueves, septiembre 16, 2021

La Zahara más reivindicativa alza la voz en su concierto de Valencia

-

Les Nits de Vivers volvieron a sonar el pasado miércoles con la actuación de Zahara, teloneada por Jimena Amarillo. Con una organización perfecta y respetando las medidas por el Covid-19, el público se sentó en sus respectivos asientos y cumplió las normas del concierto. En un intento de normalidad, la alegría por acudir a un evento cultural y disfrutar del concierto se reflejaba en aplausos y bailes individuales de cada uno en su silla.

Aunque expresó su nerviosismo por estar en un escenario tan grande, la naturalidad y cercanía con la que Jimena Amarillo se desenvolvió hizo que todos los presentes cayeran rendidos ante la valenciana de 20 años. Prácticamente no había dado dos pasos sobre el escenario, cuando introdujo al público los problemas intestinales que arrastraba debido a su actuación en les Nits de Vivers. Sin duda, un acto de espontaneidad con el que se metió en el bolsillo a todos los presentes.

Jimena Amarillo /// Lau.Sopa

Divertida y sin pelos en la lengua, cantó varias de sus “canciones para llorar” (descripción que le atribuye a sus temas) como Ni se nota, Todo lo que siento X ti o Quítame la pena. Entre tema y tema, una pequeña charlita con su público, al que convenció para que encendieran las linternas de sus móviles mientras ella cantaba. Un constante “estoy flipando” que escondía el gran agradecimiento que sentía por el momento que estaba viviendo.
Guitarra en mano en sus baladas más románticas, su versión más rapera junto a una base electrónica, y un poquito de autotune que defiende usar con gran seguridad, Jimena se impuso a la presión de telonear a Zahara e hizo la noche también suya. Acompañada por el productor Manu Prieto y un peluche de South Park, terminó el bolo con el público aplaudiendo y alegre de anunciar que su tracto intestinal por fin iba a volver a la normalidad.

Manuel Cabezalí, Zahara y Martí Perarnau /// Lau.Sopa

Tras la primera parte de la noche, el público esperaba ansioso la salida de Zahara. El merchandasing de su último disco, Puta, fue el dresscode escogido por los fans, los cuales llevaban con orgullo las camisetas oficiales o la banda azul con la palabra Puta. Sin embargo, este concierto de la ubetense empezaba con una incertidumbre diferente a los otros de su gira. La cantante fue la protagonista del día tras haber sido retirado el cartel de su concierto en Toledo a propuesta del partido político Vox, que la acusaba de ofender a los cristianos al recrear la imagen de la virgen María. Este hecho dotaba al concierto de un aura diferente. Todos queríamos saber qué iba a decir Zahara.
Demostrando sus dotes como música, salió al escenario tocando la batería y acompañada por su equipo formado por Martí Perarnau y Manuel Cabezalí. Varios de sus temas de Puta marcaron el inicio del concierto, dejándose ver una nueva Zahara más experimental y electrónica. Esta ráfaga de energía estuvo también motivada por una escenografía llena de luces y los bailes de Sara Hernández y Olga Pérez. Aunque los arreglos electrónicos marcan su último disco, sus canciones de voz y guitarra son parte de su esencia. Después de la energía del principio, Zahara volvió a sus orígenes y se plantó junto a su instrumento de cabecera y su voz, con sencillez pero llenando todo hueco.
Sin duda, el momento cumbre de la noche y que puso al público en pie, fue cuando manifestó su opinión acerca de lo sucedido con su cartel promocional. En favor de la libertad de expresión, rechazó toda la polémica y se sintió completamente agradecida por la respuesta de amor de sus compañeros de profesión, quienes salieron a defenderla y apoyarla. A esta reivindicación se le unieron todas aquellas manifestadas en su disco Puta, que denunció con un pequeño discurso en el que recordaba aquellos que se posicionan en contra de las mujeres, la homosexualidad, la libertad de expresión, la libre educación o la inmigración. Y con estas reivindicaciones continuó la noche, haciendo lo que mejor sabe, cantar.

Zahara /// Lau.Sopa

Merichane, Hoy la Bestia Cena en Casa y Berlín U5 pusieron metafóricamente al público en pie, que movía sus brazos siendo el aire la pista de baile. Con esta última canción dejaron claras sus habilidades para crear ritmos electrónicos, probando con distintos sonidos mientras Zahara y sus las dos bailarinas se contorneaban por el escenario.

Dolores fue la canción escogida para cerrar el bolo. Del top y pantalón rojo, pasó a llevar un vestido blanco largo diseñado por Moisés Nieto, creado con piezas del pasado que todas juntas formaban una nueva pieza. Colocada frente a 3 espejos mientras se cantaba a sí misma y veía reflejado al público, dio por finalizado un bolo intenso y con gran carga emocional que puso el broche de oro a uno de los días más importantes de la carrera de Zahara.

Texto: Marta Monfort
- Advertisment -spot_img
Mike
Director y fundador de La Gramola de Keith. Apasionado de la música y camarógrafo y editor de video a tiempo parcial en Nanuk Audiovisual Studio.
- Advertisement -spot_imgspot_img
- Advertisement -spot_imgspot_img