25.4 C
Valencia
jueves, septiembre 16, 2021

Juan Perro, “la mecha que prende el fogón de los cantos”

-

En fallas de 1995 vino Santiago Auserón a Valencia bajo el seudónimo de Juan Perro a presentar las canciones de su primer álbum en solitario después de disolver la mítica banda Radio Futura. Muchos no entendían cómo  en el momento más álgido de la banda y de mayor repercusión mediática decidieron bajar la persiana, pero ese fue el motivo que les empujó a parar, sintieron  que la industria les había engullido para convertirlos en un “producto” de marketing.

Si juntamos los 13 años de vida de Radio Futura y los 27 de Juan Perro, suman 40 años de dedicación a la música de más alto nivel; en los años 80, Santiago Auserón, construyó, no solo una de las mejores bandas del pop/rock nacional de todos los tiempos, si no que además el legado de RF ha servido de referencia, en todos los sentidos, para todos los grupos que vinieron después.

El nombre de Juan Perro, obedece al título del álbum que publicó Radio Futura en 1987, La Canción de Juan Perro, (Ariola). Y que le viene al pelo para contarnos en un par de palabras todo lo que Auserón nos regala : historias contadas / cantadas, de ciudad en ciudad, cual trovador infatigable. Este álbum está considerado pieza fundamental en la concepción y nacimiento del rock latino.

Llevo 26 años viendo actuar a Juan Perro, lo he visto en innumerables ocasiones y en lugares recónditos, incluso en una plaza de toros cuadrada, en Algemesí.

Desde sus comienzos, apoyados en el son cubano, hasta hoy donde se ha  instaurado en un sonido más “jazzístico”, ha ido evolucionando tanto su doctrina como su filosofía musical.

Ha encontrado siempre las palabras, las notas, e incluso los instrumentos necesarios para cantar sus historias basadas muchas veces en historias reales contadas con ese punto de ficción y convietiéndolas en fábulas.

Momentos antes del concierto comentábamos con algunos de los fans habituales, que jamás en todos estos años ha desafinado en ninguna nota, nunca ha salido al escenario a medio gas, nunca ha venido a cubrir el expediente, es más, siempre se le nota ese punto de exigencia con sus compañeros y para consigo mismo. Lo que se conoce como un auténtico profesional.

A las 22.00h, ataviado con traje gris, gafas de sol y sombrero “porkpie”, hacía su aparición en escena el filósofo zaragozano con cierto aire “coheniano”, provocando  la primera ovación de la noche.

Cuando un tipo tiene experiencia, recorrido y galones, las ovaciones son distintas a las de otros casos, suenan diferentes, llenas de respeto. Y en esa línea  fueron todas las de la velada; emotivas, contundentes, alegres y sinceras  porque de eso se trata, de que la música nos provoque alegría, alegría y felicidad. Y sin duda todos los que allí estuvimos, salimos del recinto un poco más felices.  Felices por haber disfrutado de la música en directo, una música con mucha entereza, sin artificios, con todas las notas y todos los arreglos colocados en su sitio minuciosamente y dispuestos a emocionar.

Es admirable la selección de músicos que Auserón ha ido reclutando para conformar una banda no solo con los instrumentos necesarios si no con las personas adecuadas, que aparte de ser eruditos en lo suyo acompañan en actitud a la causa.

Joan Vinyals (guitarra)

David Pastor (trompeta)

Gabriel Amargant (saxo y clarinete)

Isaac Coll (Bajo)

Pere Foved (Bateria)

 

Imagen: @susana_godoy_photo

Auserón es un hombre con una sobradísima soltura en el escenario, lo traspasa todo. Entre canción y canción nos regala un poco de su filosofía acerca de la vida o de la música.

Siempre pienso que me encantaría que “ese” fuera mi primer concierto suyo, para desayunármelo todo de nuevas, porque si me maravilla siempre, como deben quedar los que se estrenen. Afortunados ell@s.

Obviamente todo el concierto lo hizo en clave de jazz, incluso cuando recurrió a sus temas del primer disco; como A un Perro Flaco, con la que arrancó el recital o Perla Oscura en la que todos los músicos pudieron brillar remarcando sus “solos”. Y con los temas de Radio Futura; El puente Azul, última canción compuesta por la banda en 1993 y Semilla Negra, canción bandera desde hace ya muchos años, que es un tema tan enorme que habita en un reino especial en el que solo caben aquellas canciones que han escrito la historia.

Otras de las seleccionadas para la ocasión fueron: Los inadaptados, una canción inspirada en la película (The Misfits) protagonizada por Clark Gable y Marilyn Monroe, traducida en España como Vidas Rebeldes, En la frontera, nacida en la playa de Tijuana, o Luz de mis huesos, ambientada en la vieja Nueva Orleans.

Para interpretar la canción Aire (del álbum  El viaje, La Huella Sonora, 2016) empezó con la entradilla del tema Me llaman el Viento, tema primitivo del rock montuno de la adaptación al castellano que hizo en 1995 del famoso tema Call me the Breeze de J.J. Cale, demostrando un gran talento y un pulso portentoso para hilvanar todo el repertorio otorgándole un argumento narrativo a todo el concierto.

Y a partir del bluesero tema Rio Negro, y por si creían ustedes haberlo oído todo, el tramo final del concierto se desarrolló tal que así; nos llevó desde la habanera de Cesar Portillo De La Cruz, Contigo en la distancia, le siguió una noctámbula interpretación del tema Flamingo de Herb Jeffries, las ya mencionadas El Puente azul y Semilla Negra y culminó con Blueberry Hill de Fats Domino, todas ellas acompañadas por la flauta travesera de Francisco Blanco “Latino” fundador del colectivo Sedajazz.

Imagen: @susana_godoy_photo


En cuanto a los tonos y la afinación de los temas originales, Auserón se permite en directo cambiarlos a su antojo en medio de cualquier canción con el convencimiento de saberse ganador porque nunca fallan sus cuerdas vocales. No en vano es una de las voces y uno de los músicos más respetados por todos sus compañeros.

Un hombre generoso, siempre capaz de departir en el backstage hasta el final con el último que llegue a plantearle una duda o exponer un concepto. y dispuesto a compartir con jóvenes músicos su arte y su experiencia, tal como hace en el último disco del valenciano Jonathan Pocoví en el que interpretan a dúo la canción El negocio de la Música, cuyo álbum se presentará a la vuelta de verano.

Ver a este hombre en directo es siempre un placer, es llenar hasta rebosar el saquito que tenemos en el cerebro con el compartimento para la felicidad.

Si no estuviste allí, hazte un favor y no desperdicies la próxima ocasión, tu corazón, y tu felicidad te lo agradecerán.

Salud y r’n’r

Texto: Javier Chico  

Imágenes: Susana Godoy

Set list del concierto

- Advertisment -spot_img
Javier Chicohttp://vierchi.com
Solo cuando duermo no estoy escuchando música. Insomne. Disfrutón. Trabajo con la madera. Tengo en mi cabeza un montón de palabras y las voy esparciendo por aquí. Intento contar lo que veo en los conciertos. Emotion developer.
- Advertisement -spot_imgspot_img
- Advertisement -spot_imgspot_img