Compartir

Estas son 5 canciones que me marcaron durante esa época de confusión, hormonas, mostachos y sudor. Canciones sobre la incomprensión, la rebeldía y un concepto de amor que todavía no entendíamos muy bien mientras nuestros tutores nos hablaban de poluciones nocturnas y profilácticos.

5 canciones que relaciono con 5 amores que tuve durante mi adolescencia. 5 canciones que ilustro con 5 fotos de esa época (vía mi antiguo fotolog que es una absoluta joya) para que veáis lo pardillo que ya era por entonces.

  1. Linkin Park – Crawling

1084477443_f

En la foto, el patio de mi colegio con mis coleguitas. A la derecha de Jon podéis ver las escaleras donde me sentaba para hacerme el darks.

“Crawling” la he puesto la primera porque creo que con el primer disco de Linkin Park inicié mi etapa adolescente. Me empecé a poner el pelo pincho con gomina y me hacía el darks (aunque en la foto todavía era un puber al que le vestía su madre). Por suerte no me pegó muy fuerte el rollo darks, pero conecté con los gritos de Chester y la pava del videoclip estaba muy jamba.

Recuerdo escucharlo en mi walkman porque me lo había grabado del cd pirata que se había descargado mi hermano del Napster (había discmans pero yo todavía no tenía) mientras miraba sentado en las escaleras a mi primer amor adolescente, Adriana. Creo que medio patio estábamos enamorados de ella.

  1. Millencolin – No Cigar

1097083412_fEn la foto, yo demostrando mi amor por el punk con mis camisetas de grupos míticos en el sótano de mi casa, donde tenía mi ordenador y pasaba el 90% de mi vida.

Tuve un vicio muy fuerte con el Tony Hawk’s Pro Skater 2 y creo que la banda sonora ayudó mucho. Este tema es un himno generacional, tiene una magia que va más allá del típico tema de punk rock californiano, y cuadraba perfecto con los ollies, kickflips y hostias que te dabas en el juego. A mí me encantaba este tipo de punk y fue la tónica durante toda mi adolescencia.

Este tema marcaba especialmente mis veranos, porque mis vecinas tenían la Play y este juego, y nos pasábamos el día en la piscina y en este cuarto, mientras yo intentaba acercarme sin éxito a mi vecina Inma, mi amor de muchos veranos.

  1. Avril Lavigne – Complicated

1092689600_fEn la foto, mi grupo de colegas de cuando me fui un mes a Londres a aprender inglés. Yo soy el que está apoyado encima de la chica rubia bajita con un brazo por en medio de la rubiaca que me coge de la mano. ¿Veis esa mano medio subnormal con la que le correspondo? Se llama la mano pagafantas, más abajo os explico la historia.

Creo que Avril despertó mi amor por las chicas que vestían de skater, nunca he sido de tías que se ciñen y se maquean, prefería a las que llevaban las sudaderas de su hermano mayor, pantalones de pitillo y unas Vans bien gordas. Veía en ellas algo mucho más interesante, y además seguro que nos gustaba la misma música y podía entrarles por ahí.

A pesar de que no escuchábamos juntos Avril Lavigne, sino Good Charlotte, Simple Plan, Blink 182 y toda la peñita del punk pop de esa época, Lidia fue mi Avril Lavigne durante mi mes en Londres (en el que perdí 12 kilos, pero eso es otra historia). Yo por entonces no sabía ligar, y en realidad creo que por esa época me podría enamorar hasta de una piedra, pero lo máximo que conseguí con Lidia es ser muy mejores amigos. PAGAFANTAS en toda regla vamos.

  1. Extremoduro – Golfa

1083946582_fEn la foto, yo haciendo el ridículo. Esas zapatillas espaciales tan feas era lo más similar a unas zapatillas de skate que me podía comprar mi madre. También la entiendo, costaban como 60€ menos.

Creo que Extremoduro es el mayor regalo que se ha hecho a la cultura española, así tal cual. Mi hermano tenía descargadas unas cuantas y me las fui aprendiendo. Hasta me descargué el Pedrá y me lo aprendí de pe a pa, media horita de tema, todo un orgullo para mi familia.

Un verano fui a un campamento para aprender inglés que estaba al lado de un puticlub en un pueblo del interior de Valencia, English Summer School creo que se llamaba (muy original todo). Allí conocí a Andrea, una chica guapísima que creo que me camelé tocando So Payaso, Stand By y Rojitas las Orejas (de Extrechinato y Tú). El tema es que no supe aprovechar la ocasión y más de una vez la tuve a huevo. ¿Por qué? Porque era un pringado de primera división.

Dato interesante: canté “Ama, ama y ensancha el alma” en la iglesia de mi colegio con un hilillo de voz y olvidándome de la mitad de la canción, un ridículo histórico que me daría la confianza para seguir tocando delante de mucha gente (ironía).

  1. Twelve Dolls – Cars & Girls

1086634196_fEn la foto, el grupo de mi hermano, New Punk Youth, en su local de ensayo de Burjassot. De izquierda a derecha: Kike (mi hermano), Javi y Santi. No son los Twelve Dolls como os habréis imaginado, ahora os explico por qué aparecen.

El Highlights Ep de Twelve Dolls es la mejor música que se ha hecho en la historia de Valencia. Por entonces estaba también Papu de los Polock, y son seis temazos cantados en un inglés incomprensible (Cars & Girls, Monday Blue, Everything is Well, EOA, Nivea y Stupid Boy) que a día de hoy somos muy pocos los que las podemos disfrutar…

O no. Aquí va un pequeño regalo. Mi favorita es EOA. Si me pillan los Twelve seguro que me cae un sermonaco (probablemente de Eugenio que es el maestro).

Los conocí porque tocaron durante un tiempo en el mismo local de Alboraya que el grupo de mi hermano. Mi bro me puso el Highlights en el coche un día de los muchos que iba a ver ensayar a los New Punk Youth (yo era el fan número 1) y me quedé flipando. Conseguí el mail del batería, Pau Paredes, para adorarle vía Messenger y empezar una amistad brutal que se merece un libro o una trilogía.

El tema es que tener cerca a New Punk Youth y Twelve Dolls, absorber su pasión y rockstarismo, y sobre todo la insistencia de mi hermano para que cogiera la guitarra, me hicieron descubrir a mi quinto y mi mayor amor en la adolescencia y a día de hoy: la música.

Y fue tras su estela donde empecé con mi grupo Cash Machine, y es a ellos a quien debo que esté viviendo la más feliz de mis vidas.

Bearoid es el proyecto de pop electrónico de Dani Belenguer, cantante y productor procedente de Valencia pero afincado en Barcelona. Un proyecto originado con la visión de acercar la música de club a los altavoces caseros, así como llenar de color y energía las pistas de baile, los festivales y las salas de conciertos.

Ha pasado por diversos festivales nacionales como el Primavera Sound, el Vida Festival o el Festival de les Arts entre otros y tiene dos EPs, SLEEP y Dawn at Home, disponibles en medios digitales y en descarga gratuita a través de su Bandcamp.

NO HAY COMENTARIOS

¡Deja tu opinión!