Compartir

Al entrar, un piano solitario en el escenario. Si no has visto a Luis Prado en directo no puedes imaginar que él solo con su voz, sus canciones y sus manos es capaz de llenar y hacer vibrar cada rincón y cada espacio del Tulsa, y los oídos y el corazón de todo el variado publico que llenó el local.

Un concierto anárquico, palabra esdrújula, como las que tejían una de las canciones de su trabajo Mis terrores favoritos, disco en el cual se mezclan miedos varios y mundanos en los que es fácil reconocerse e identificarse, y tener la oportunidad gracias al cantante de reirse de ellos y degradarlos al nivel que se merecen.

Desde Soy gordo, hasta Da igual ( en el album cuenta en este tema con la colaboración de Coque Malla) , pasando por Tan joven y tan operada , su amplia playlist fue divertida en sus letras y rica musicalmente y la intervención de Luis Prado entre tema y tema, crucial para hacer la tarde más amena al respetable.

No faltaron las versiones de canciones de Golpes Bajos, Rosendo, Dire Straits, Michael Jackson y los Rolling Stones, un lujo al piano de este artista que no escatimó ni en canciones ni en calidad.

Cerró el ciclo de acústicos Aperitiver de Verlanga, y me quedé con la sensación de que su dominio del piano y su conocimiento musical es tal…que no hubiese parado de tocar toda la noche cualquier canción escogida por el público.

Si tenéis oportunidad de escucharlo y verlo, dejad vuestros terrores en el sofá de casa e id a escuchar música en directo la próxima vez.

 

_MG_2573

 

_MG_2586_MG_2605_MG_2662_MG_2665_MG_2684

NO HAY COMENTARIOS

¡Deja tu opinión!