Compartir

A falta de un mes para que se celebre una nueva edición del Low Festival y con el cartel al 100%, desde la redacción de La Gramola de Keith os lanzamos cinco recomendaciones, imprescindibles, para que disfrutes de los 3 días de festival. Y es que con más de 70 artistas en 3 intensas jornadas hacen de este festival un must cada verano al encontrar la fórmula (como si de la Coca-Cola se tratara) de combinar varios estilos musicales (indie, punk, electrónica, garage, folk, entre otros, y que cada año se superen los datos del anterior, afianzando al Low Festival dentro del ya saturado panorama de festivales.

El trío madrileño Juventud Juché, que empezó sin ninguna pretensión, no ha hecho más que sumar citas en una hiperactiva agenda de conciertos desde que lanzaran su álbum debut “Quemadero”. Sonido libre, directo y sin censuras, actitud despreocupada y descarada en un formato musical crudo y gamberro. Juventud Juché llegan a Low Festival para hacer temblar sus cimientos. 

De León Benavente poco hay que decir que no se haya escrito ya. Lo que comenzara como un cruce de caminos entre músicos de trayectoria consolidadísima se ha convertido en apenas tres años en una de las bandas de rock independiente más importantes del país. Los temas de su debut transitaban por los inabarcables límites del pop, lindando con el rock de autor, la psicodelia e incluso el dream pop. Llegarán a tierras alicantinas presentando su nuevo disco ‘2‘, que salió la pasada primavera.

Otra banda que estará en el Low Festival y que no puedes perderte son WAS. Marcando un nuevo comienzo en su música, el cuarteto llega desde Euskadi con un nuevo LP bajo el brazo, “Gau Ama” (2016), en el que combinan el pop electrónico y el house con melodías herederas del folklore vasco. Toda una oportunidad para descubrir la transformación de una banda que ha demostrado convertir la transgresión en su mejor arma.

También llegan por primera vez a Low Festival una banda amiga, una de las bandas más interesantes de Valencia, de la mano del programa Sona la Dipu. Se trata de Badlands, que unen el country el bluegrass con el rock para ofrecer temas desgarradores y con un sonido único en la escena emergente.

Dwarves, un auténtico mito del garage-punk, que continúa destilando adrenalina sobre los escenarios 30 años después de su debut. Una de las primeras bandas en firmar por el mítico sello Sub Pop, compartió escenario con Nirvana o The Offspring a comienzos de los 90’s, para después convertirse en abanderados del punk más vinculado a la escena skater norteamericana. Sin duda, la suya es una trayectoria ecléctica y salvaje que les ha llevado a girar por los cinco continentes

NO HAY COMENTARIOS

¡Deja tu opinión!