Compartir

El gran día de Pianet se acerca. El jueves 1 de diciembre presenta en el Teatro Luchana de Madrid Watercolor, su primer disco de largo y la primera pieza de su nueva etapa dentro de la indietrónica en inglés, siempre manteniendo junto a él a su fiel acompañante: el piano.

Tienes educación de conservatorio, durante muchos años fuiste cantante melódico, tuviste una banda de rock alternativo… son universos bien distintos, ¿qué cachito llevan Pianet y Watercolor de cada uno de ellos?

Yo supongo que lleva de todo un poco pero no porque haya etapas diferentes sino porque al final yo creo que haces la música que tú llevas ahí dentro y aunque tus gustos vayan cambiando o tu capacidad de hacer música haya evolucionado —o incluso involucionado si partimos del clásico—, yo creo que uno hace lo que es en total. Yo no me puedo borrar nada porque lo mismo las canciones infantiles que escuchaba cuando tenía tres años también están ahí. Es que no lo sé, esa pregunta me parece complicada de responder porque yo mismo no pienso lo que hago cuando lo hago.

Cuando llevas muchos años en un género y cambias radicalmente siempre hay voces que te tachan de “vendido”, ¿has estado en ese punto de mira?

No. No porque yo por ejemplo hay muchas cosas que escucho de cuando tenía 17 años y si me pongo identifico a Pianet. Yo creo que Pianet es el estado en el que estoy ahora, pero entiendo que para llegar a donde estoy he pasado por todo lo anterior. No siento que me esté yendo a otros estilos, sino que estoy haciendo la música que me nace hacer en cada momento.

Precisamente esa era la siguiente pregunta: de qué nace Pianet.

Nace de las diferentes inquietudes que tengo en cada momento de mi vida y que me llevan a hacer esto. A lo mejor dentro de cinco años sigue estando Pianet o tengo otro proyecto y hago cualquier otra cosa pero es lo que me nace hacer en ese momento. Siempre va a estar relacionado con todo mi pasado.

Con Lacara cantabais en castellano y como cantante melódico también, ¿por qué la lengua de Pianet es el inglés?

Eso tiene una explicación lógica. Yo siempre, incluso cuando hacía canciones en castellano, he compuesto las melodías de voz en inglés. Por ejemplo me pongo a tocar en el piano una secuencia armónica y de repente empiezo a improvisar, pues siempre que improviso lo hago con medias palabras en inglés. Siempre me ha parecido más musical que el castellano y esta vez decidí darle más naturalidad a lo que estaba haciendo e intentar acercar todas esas medias palabras que decía y reflejarlas en una letra que tuviera sentido.

El piano acústico, centro de tus composiciones, es un instrumento clásico cuya interpretación suele asociarse más a sitios cerrados. Sin embargo, has tocado en lugares abiertos como el Festival Gigante o el Polifonik Sound, entre otros, ¿notas muchas diferencia en cómo se desenvuelven tu música en cada uno de estos formatos? ¿cuál te gusta más?

Esto tiene una doble lectura. Obviamente me gusta más un teatro o un sitio donde la gente pueda estar sentada escuchando, pero es verdad que en estas experiencias de festivales, que yo hacía tiempo que no las tenía, he notado que en unos sitios bien por la hora bien por el tipo de público o incluso por el grupo que venía detrás de mí, hay un target con el que conectas más. Pero es verdad que ha habido otros casos en los que no. Entonces sirve para muchas cosas porque al final tú estás intentando hacer tu música y que la gente se interese por ella, así que nada mejor que ir a un festival porque siempre hay más gente.

Así que no sé qué es mejor: si cautivar a 300 dentro de los 2000 que hay en un festival o ir a una sala de 150. Al final si consigues la misma atención de la misma gente me da un poco igual.

A diferencia de lo común en otros artistas, tu primer LP ha sido publicado con una major en lugar de de la mano de una discográfica independiente, ¿cómo ha sido trabajar con ellos? ¿te han dejando ser 100% tú todo el tiempo?

Sí. Realmente si escuchas el EP hay cinco canciones que son las mismas del disco. Y además yo hago música para televisión, tengo un estudio y el disco me lo he hecho yo entero. A mí Warner no me ha dicho que tenía que hacer, ni si quiera económicamente ha aportado nada, lo he hecho todo yo. Es verdad que luego está su parte de edición del disco y plataformas, pero no me han puesto ningún impedimento.

¿Qué dirías a aquellos que ven a las majors como los “demonios” de la industria?

Creo que mayormente da igual. Da igual que lo edites tú, una compañía grande… al final creo que el objetivo es que tú hagas tu música, lo respeten y sacarlo adelante. Ya después son formas: es como el que se pone a cocinar y para hacer una carbonara elige los huevos y el otro elige la nata montada, da igual; al final que el plato esté bueno es lo que importa.

Si no me equivoco, en tu disco la instrumental ha sido grabada al completo por ti pero necesitas de una banda que haga que todos esos instrumentos suenen junto a tu piano en directo, ¿cómo fue el proceso de selección de la misma?

Ha sido por cariño. Por ejemplo con Josh, el batería de Hola Todo el Mundo, tengo relación desde hace bastantes años y él venía mucho por el estudio cuando yo estaba haciendo el disco, así que casi forma parte desde el principio aunque no colaborara ni nada.

Me acuerdo que con el EP salió un bolo y necesitábamos un tío que nos tocase los teclados y la guitarra, algo sencillito para sacar el bolo adelante porque nosotros no teníamos gira ni nada. Entonces empezamos con un chico muy jovencito  que estaba estudiando y ese día compartíamos con Lucía Scansetti y su guitarrista Alex Hernanz me dijo: “por qué no le comentas a este chico que toque solo los teclados y yo toco contigo la guitarra, que me mola el repertorio y la música”. Ya luego cuando empecé con December y empezamos a preparar la gira llamé a Alex, le pregunté si se acordaba de lo dicho y me dijo que encantado.

Necesitábamos entonces a alguien que tocase los teclados porque el jovencito estaba liado y me recomendaron a Raquel Robaina, una tía que canta bien y toca bien la guitarra y los teclados. Hablé con ella, se lo pensó dos o tres días, me dijo que sí y ahí arrancamos.

La industria del disco físico está de capa caída, tú acabas de sacar disco; ¿cuál es tu opinión? ¿cuál crees que sería la solución?

Este debate es bastante largo e intenso. Para resumirlo: yo soy de los que piensa que la música está para consumirla como uno quiere, como a uno le apetezca y sobre todo que sea cómodo. Pero también hay gente que necesita el disco.

Yo pongo el símil con los libros: hay miles de libros digitales, todos los libros están en digital; pero a mí me gusta tener el libro en mi mesita de noche, leerlo y tocarlo con las manos. Tengo un amigo escritor que antes de editar su libro me lo pasó en PDF para que le diera el visto bueno. Pues cuando lo sacó con una editorial me mandó el físico a casa y me lo volví a leer porque tenía la necesidad de hacerlo.

Entonces, yo entiendo que haya gente que todavía necesite comprarse un disco vinilo o un CD, ponerlo en su casa y de vez en cuando no tener que teclear un nombre sino ir a la estantería a coger el CD. Yo creo que es una cuestión de gustos y que cada uno lo escuche como quiera.

Ahora, eso de limitarlo a que ya no se fabrique nada más en disco no me parece bien. Pero no me parece bien a mí, que no soy nadie para opinar de esto porque yo lo que tengo que hacer es preocuparme por hacer buenas canciones y ya está. El resto que la gente lo consuma como quiera.

Este jueves 1 de diciembre presentas Watercolor en el Teatro Luchana. Además de repertorio del nuevo álbum, también habrá sorpresas, ¿puedes adelantarnos algo sobre estas?

Son sorpresas musicales (ríe) Algunas personas me han dicho si va a subir o va a venir algún famoso. No, va a ir gente conocida porque todos tenemos amigos conocidos pero no por otra cosa. Si la gente piensa que es una colaboración, no va a haber ninguna; y hasta ahí puedo leer.

Los fans de Pianet afincados en Madrid son muy afortunados con el evento de este jueves, ¿pero cuándo podrán tus seguidores de otros lugares escuchar tu directo?

Es muy difícil. Ahora mismo de lo ya cerrado nos quedan Segovia y Huelva; y yo estoy desconsolado por tocar en Tenerife, mi Tierra, y es probable que salga una fecha en estas semanas, pero todavía no la puedo confirmar.

Y ya nada, porque yo quiero descansar un par de meses antes de que empiece todo el jaleo de los festivales. Así que creo que Huelva será la última el 18 de febrero y ahí quiero para hasta que empiecen en abril los festivales.

Y hablando de festivales, ¿de la temporada que hay en España, cuál sería en el que te gustaría estar sí o sí?

Bueno, me gustaría estar en todos pero porque yo creo que a todos los músicos nos gustaría estar en todos los festivales. Pero es verdad que el Sonorama reconozco que tiene algo especial, la plaza, algo diferente al resto. Pero yo qué sé, ¿a quién no le gusta estar en un BBK Live o alguna cosa así? Pero no tengo preferencia, sólo a lo mejor ese toque especial al Sonorama.

NO HAY COMENTARIOS

¡Deja tu opinión!