25.4 C
Valencia
sábado, septiembre 18, 2021

“Taylor”: el amor propio a través de Zahara / mi catarsis

-

Zahara habla sobre el amor propio en “Taylor”, tercer adelanto de su nuevo álbum que podremos escuchar al completo el próximo 30 de abril

Un día te levantas y eres la nueva. Te subes al metro y de camino piensas si vas a encajar, si vas a estar bien y qué cambios va a suponer en tu vida la nueva gente que va a entrar en ella. Y hasta te lo imaginas. Ni si quiera les has visto la cara y ya creas escenarios. No todos buenos, claro. Hay a quien no le pasa, pero a ti sí.

Subes a la superficie y vas pensando en cómo te vas a presentar. Hasta te has puesto tu conjunto de chándal preferido para causar una buena impresión. Como si eso fuera a cambiar la percepción de lo mal que juegas. Pasas a la pista y saludas. Te empiezan a contar cómo funciona todo y tú te limitas a observar y asentir. No pides mucho el balón, no crees que debas hacerlo, a ver si vas a parecer una chupona. Y aunque en realidad tampoco te sale, a ver qué van a pensar si no lo haces.

El ratito va bien y cuando termina te dicen que van a ir a cenar esa semana y te invitan. Hablas un poco de tu trabajo y les flipa. Y te vas a casa pensando que vas a estar bien.

Y la escena se repite tres veces por semana y te tomas las primeras cervezas y descubres que se ríen contigo. Que esos chistes por los que hace años te miraban raro hay a gente a la que sí les hacen gracia. Y te das cuenta de que te sientes desde 0 como si llevaras ahí toda la vida; y ya estás metida hasta el fondo. Y no sabes parar. Porque ya te lo dijo Taylor, somos yonkis del cariño ajeno.

Entonces se te olvida decir(te) que no y estás en todo. Y para todes. Y anoche dormiste tres horas pero cómo vas a faltar. Es que tienes que ir, es que si no estás cómo te van a volver a llamar. Es que si no vas te van a d e j a r de q u e r e r.

Y un jueves por la noche llegas a casa y te echas a llorar en las rodillas de tu hermana porque ya no puedes más.

Necesitamos el aplauso del extraño, hemos dejado nuestra paz en sus manos

Alentada por el documental “Miss Americana” de Taylor Swift —a quien dedica la canción y rinde un homenaje con un videoclip de Guillermo Guerrero inspirado en la estética de “Folklore” (Republic Records y Taylor Swift Productions, Inc; 2020)—, Zahara nos presenta “Taylor”, tercer adelanto de su nuevo álbum que escucharemos al completo el próximo 30 de abril.

Desgranando otro de los temas tratados en “MERICHANE”, Zahara pone sobre la mesa el amor propio, cómo la falta del mismo te lleva a un nivel de autoexigencia basado en la percepción de los demás y la cuesta por la que te despeñas cuando sientes que nada de lo que has hecho, ni de lo que eres, es suficiente.

He creado castillos con la devoción de aquel que no conozco y ahora se descascarilla como porcelana

¿Pero suficiente para qué? ¿a caso necesitamos tanto a los demás? Lo que hace perfecta a una canción como “Taylor” es que pese a tener una temática clara —recurso por el que Zahara está abogando en este nuevo proyecto—, se compone de una letra a la que podemos darle diferentes interpretaciones. Todas ellas bailadas una vez más en la pena al ritmo de bajo y bombo con los que ZaharaMartí Perarnau IV crean una atmósfera de tensión.

Vemos la presión que soportan las artistas. A la compositora que se devana los sesos por hacer un hit y que cuando cree que ha dado con él no tiene el impacto que esperaba. A la que decide variar su estilo respecto al álbum anterior y el público le responde que es una vendida o que “tú antes molabas”. A la que quiere llevar guitarra y voz pero es que las chicas no son nada si no bailan. A la que se equivoca una vez y es lapidada. A la que presenta su primer proyecto en una discográfica y un desconocido le da la vuelta para que suene a lo que él cree que debería.

Vemos el deseo en un amor truncado. Por ejemplo, vemos como X conoce a R y X quiere conocer más a R así que intenta seducir a R. Y X está tan a gusto que inevitablemente se entrega a corazón abierto para terminar descubriendo que son líneas paralelas y que vaya pérdida de tiempo y casi mejor damos paso al despecho porque cómo puede ser que no funcione.

Vemos a la chica de los primeros párrafos, tan poco acostumbrada a encontrar su lugar en los demás que al recibir aquellas muestras de aprecio se obligó a cumplir con unas expectativas que nunca le pidieron porque le querían tal y como es.

Al final, lo que Zahara quiere decirnos con “Taylor” es que hay que abrazarse y quererse a una misma porque, como dijeron en “Donnie Darko”, todas las criaturas de este mundo mueren solas.

Y tras contaros mi historia, termino este artículo y me pregunto para quién lo he escrito, este y los anteriores, qué espero de ello y qué pasa si no recibo lo que espero.

- Advertisment -spot_img
- Advertisement -spot_imgspot_img
- Advertisement -spot_imgspot_img