25.4 C
Valencia
domingo, septiembre 19, 2021

Perdonar, avanzar y triunfar: así es el nuevo álbum de Dani Martín

-

Lo que me dé la gana, el nuevo álbum de Dani Martín en el que se ha tomado la licencia de jugar y publicar las canciones más antipostureo que jamás antes se había atrevido a hacer

Dani Martín apuntaba, o al menos prometía, maneras revolucionarias conforme iba destripando entresijos del que sería su cuarto disco en solitario, Lo que me dé la gana, publicado hoy en todas las plataformas habidas y por haber, así como también en tiendas físicas, permitidme recalcarlo. Bien, ha cumplido, musicalmente. 

No es de extrañar que el artista se vea involucrado en eternos debates entorno a su figura y música. Ajenos a él, de manera mayoritaria, pero existentes y quizás inevitables, pero de eso se trata el arte y la cultura, de remover conciencias, ¿no? Algo así provocó cuando publicó el primer single de este nuevo trabajo, ‘La mentira’. Bien por sus toques más rockeros o media balada, por su ritmo parecido al canallismo inicial de El canto del loco o bien por su letra poco común – a pesar de su mensaje contra todo lo normativo o aparentemente normal que debes adaptar en tu vida para molar -, el cantante provocó discusión. Por un lado estaban los que alababan su valentía musical. Por otro lado, los que le exigían que volviera al sonido de sus anteriores obras, más románticas y tranquilas.

Sin embargo, Dani Martín, metido de lleno en sus nuevas canciones que tanto se esperaban en el mercado, siguió la misma línea con su segundo single, ‘Lo que me dé la gana’, homónimo del álbum. Una declaración de intenciones en toda regla: hacer lo que te salga de dentro sin pensar en cómo te va a mirar o juzgar la persona que tienes al lado. Y de esto se trata su nuevo disco, de hacer las paces con uno mismo para poder avanzar y triunfar. De darse el capricho y el placer de ser tú el que eliges qué hacer y qué no hacer, sin adornos, sin compromisos. Poco le importan las polémicas que se generen sobre qué Dani gusta más o menos. 

Con un packaging de lo más original, Dani Martín ha seleccionado 14 canciones para que el fan pueda realizar un viaje emocional, musical y transcendental sin ni siquiera moverse de la cama, el coche, el tren o el sofá. Desde la primera hasta la última. Desde la bienvenida hasta la despedida. Catorce canciones con catorce estados de ánimos diferentes. Catorce canciones que hacen bailar, llorar, mover el pie, cantar delante del espejo, saltar, balancearse de lado a lado, quedarse mirando el horizonte o remover el estómago. Todo eso, y algo más, en apenas 48 minutos. Son tales cambios bruscos de sentimientos que al acabar el disco te sientes derrotada, como si se hubiese sentado encima de ti el elefante más grande y pesado de la sabana africana. Pero creedme si os digo que es lo más curativo que yo, personalmente, he vivido a nivel musical desde hace años. Y os voy a contar más, con vuestro permiso. 

A los 14 años viví mi primer concierto a lo grande. Con sus 12 horas de cola, al sol, en julio, en Valencia. Con su carrera al entrar al recinto para conseguir la (casi) primera fila. Era Dani Martín el protagonista de la cuenta atrás. Mis padres nunca se atrevieron a llevarme a un concierto del canto, era pequeña y débil ante sus ojos para meterme en una aglomeración. Pero yo fui la que me compré con mi primera paga el disco de Personas, tras ahorrar durante un largo periodo de tiempo, no tendría más de diez años. 

Con los años la vida me dio un duro revés, empecé a ver las cosas de manera diferente, me enfadé con el mundo y en ese mundo formaba parte Dani Martín. Dejé de poder escucharle, era incapaz. De hecho, no miento si digo que el anterior disco a este aún no lo he escuchado, y ya han pasado dos años. No obstante, hoy, al levantarme, y al tener en cuenta todo lo que el artista había contado de su nueva aventura, y con la travesura musical que ya había publicado como singles, me he sentado en la cama a las nueve de la mañana, me he enchufado los auriculares y no he dejado de escuchar las canciones hasta ahora, a las ocho de la tarde, mientras escribo estas líneas. Reconfortantes, emocionantes. Pues igual que él, y junto a su mensaje, he conseguido reconciliarme con mi pasado. O con parte de él.  Para que luego digan que la música no es un bien de primera necesidad

Para los amantes de la música, o para los curiosos, no hablo de los innecesarios elitistas que se dedican a juzgar como buena o mala música, este es el disco que necesitaban escuchar este año. Os lo recomiendo, con una mano en el pecho y la otra en el fuego al pensar que seguramente alguna canción la acabaréis haciendo vuestra. Es un disco popular, y no sé si será el mejor de toda su carrera, pero debe de estar muy cerca de serlo. Una persona que hace, literalmente, lo que le da la gana y genera un viaje tan fuerte de sensaciones en un mismo espacio-tiempo es una persona única, auténtica y regeneradora. Una persona artista, verdaderamente artista. Y un valor enorme para nuestra cultura.

Disfrutad de la música, sin etiquetas. Libres. Habremos avanzado mucho como sociedad, también, el día que dejemos de escuchar música en Spotify de manera oculta, por miedo o vergüenza.

Dani Martin - Cómo Me Gustaría Contarte (Audio)

 

- Advertisment -spot_img
África Piqueras
Periodista por vocación. Melómana de profesión y redactora por amor. Mis taras mentales a través del arte.
- Advertisement -spot_imgspot_img
- Advertisement -spot_imgspot_img