25.4 C
Valencia
martes, abril 13, 2021

Hoy recordamos a Billie Holiday.

-

Eleanora Fagan Gough nació el 7 de abril de 1915 en Philadelphia. Más conocida como Billie Holiday y apodada Lady Day, el día en el que cumpliría 106 años hacemos un repaso a sus experiencias, o lo que es lo mismo: su legado musical. 

Para entender la trayectoria de Billie Holiday debemos hacer un repaso a su vida y cómo esta estuvo intrínsecamente ligada a la expresión de su música. Eleanora nació en el seno de una familia adolescente afroamericana. Nieta de esclavos, su madre le daba a luz con 13 años y un padre con 15, quien la abandonó y reconoció a duras penas con el paso del tiempo. Creció en el entorno de la prostitución y las drogas. A los 10 años, después del colegio, cuidaba bebés, fregaba escaleras y también echaba una mano limpiando en un burdel de su barrio en el que la encargada le dejaba escuchar a Bessie Smith y Louis Armstrong. Su disco favorito era West End Blues, de Armstrong; le encantaba escucharlo en la vitrola donde esperaban los clientes.

“Tuve la oportunidad de convertirme en una fulana de 20 dólares el polvo y acepté”.

Por ello pasó cuatro años en la cárcel y en 1930 su madre la presentó a una audición para cubrir el puesto vacante de bailarina en el Pod’s & Jerry’s. Ella sabía que no daba la talla y el pianista del local la invitó a cantar. Se había descubierto una nueva estrella para sorpresa del crítico John Hammond, que casualmente se encontraba allí. Ganaba 2$ por cada actuación al mismo tiempo que trabajaba para un diario local. Tres años más tarde publica Your Mother’s Son-in-Law. Aquí nace Billy Holiday como nombre propio y artístico, el cual es un homenaje a la actriz Billie Dove que ella admiraba mucho junto con su apellido paterno Holiday.

Ya descubierta y reconocida, en una década grabó más de 200 canciones; y aún entonces tenía que entrar por la puerta de atrás, por ser negra. A eso se le añaden sus dos catastróficos matrimonios y la temprana adicción a la heroína. En esos diez años destacamos sin lugar a dudas Strange Fruit, elegido el mejor tema del siglo XX por la revista Time en 1999. Adaptación del poema escrito por Abel Meeropol tras haber observado unas fotografías de Thomas Shipp y Abram Smith ahorcados en árboles. Este tema se convierte en un símbolo de los derechos humanos y la lucha contra el racismo. Columbia Records, discográfica con la que trabajaba por aquel momento no quiso hacerse cargo de la grabación debido al riesgo que creían que conllevaba. Finalmente, la canción fue presentada por Billie Holiday en colaboración con Commodore Records en el Café Society de Nueva York, lugar donde conoció al poeta y trabajaron conjuntamente. Con esta canción logró consagrarse ante la sociedad blanca, y eso que la estaba criticando duramente a golpe de metáforas.

Aún así seguía siendo una mujer de color, famosa pero con antecedentes, por lo que la persecución policial fue mucho más descarada cuando le sumó a todo ello la condición de drogadicta. Volvió un año a la cárcel por posesión de heroína, y le impidieron actuar en los clubes. La mayor condena que pudieron imponerle. Esta parte de su vida se recoge tremendamente bien en la película Los Estados Unidos contra Billie Holiday, dirigida por Lee Daniels.

Delicadeza y fortaleza a partes iguales es algo que puede definir la figura de Lady Day. Como las gardenias, aquellas flores que le gustaba colocarse en la cabeza, crecen incluso a través del cemento.

Durante todos estos años se casó dos veces y los dos le maltrataron y robaron. Como ella decía, el único caballero auténtico que conoció en su vida fue su perro Mister. Murió a los 44 años en el hospital, sin más compañía que su querido perro y aún custodiada por la policía. Apenas le quedaban 70 centavos en la cuenta, pero 10.000 personas que aún la admiraban fueron a despedirla al velatorio.

Sí algo tienen las leyendas es que muchas veces sus reconocimientos llegan después de fallecer, y más siendo tan joven. Billie Holiday obtuvo cuatro Grammys a Mejor Álbum Histórico (póstumo) por sus discos Giants of Jazz (1980), The Complete Decca Recordings (1992), The Complete Billie Holiday (1994) y Lady Day: The Complete Billie Holiday (2002).

Dictó sus memorias, en Lady sings in blues y cuatro meses antes de morir consiguió terminar la grabación de Last Recording, un disco tan crudo como su voz. Como su vida.

Billie Holiday - "Strange Fruit" Live 1959 [Reelin' In The Years Archives]

- Advertisment -
Pablo Quejigo
Mente inquieta y melómano forjado a base de viajes en el coche y mañanas dudosas de domingo.
- Advertisement -
- Advertisement -