25.4 C
Valencia
lunes, julio 12, 2021

Crónica: Nacho Vegas en Barcelona

-

Nacho Vegas incluyó Barcelona dentro de los conciertos de cierre de la gira de su último álbum, ‘Violética’. Así, el pasado jueves 09 de enero, se presentó Nacho en la Sala Apolo junto a Abraham Boba, Eduardo Baos (esto es, la mitad de León Benavente), Joseba Irazoki (de Atom Rhumba), Manu Molina, Luis Rodríguez y el Coru Antifascista Al Altu La Lleva.

Comenzó el concierto con la instrumental Actos Inexplicables, deudora de las bandas sonoras de Ennio Morricone, con la que fue entrando toda la banda y el coro. Le siguieron canciones de prácticamente todas las etapas del cantautor de Gijón, como La Plaza de la Soledad, de ‘Cajas de Música Difíciles de parar’, su mejor álbum (para el que esto escribe), o Ideología, de Violética. Ciudad Vampira, la adaptación de Devil Town, del recientemente fallecido Daniel Johnston (también versionada en ‘LP’ de Los Punsetes, bajo el nombre de CI) fue especialmente coreada, así como La Voz Tomada, canción que pertenece a su último álbum y que no habían tocado aún en directo.

El concierto estuvo repleto de acompañamientos estelares, en los que sobresalió la aportación del coro, tomando un gran protagonismo en canciones como Ser Árbol o Blanca Lamar. del grupo musical Les Sueques, que salió a cantar La Última Atrocidad, cantada originalmente con Cristina Martínez.

Hacia el final sonaron Crímenes Cantados, muy deudora de Jesus & Mary Chain, Morir o Matar, La Pena o Nada (sin Bunbury, claro), Cómo Hacer Crack y La Gran Broma Final, momento en el que se fue toda la banda para volver a atacar con los bises, con la adaptación de Miss Carrusel de Townes Van Zandt y El Hombre que Casi Conoció a Michi Panero para acabar.

Hacía muchos años que no veía a Nacho en directo y, la verdad, no sabía muy bien qué esperar. El concierto fue magnífico, si bien en ocasiones parecía más bien un mitin, lleno de proclamas políticas en las que atacaba al Gobierno, al racismo institucional existente en instituciones como las CIEs o manifestaba su apoyo a los presos políticos catalanes.

Y ojo, que esto último no es necesariamente malo. Una de las partes más interesantes en las letras de Nacho es el compromiso político que desprenden, especialmente cuando tantos otros artistas no se implican en la realidad socio-política que tienen alrededor. En diferentes sitios he leído que los fanes piden que vuelva el Nacho Vegas adicto a la heroína, que componía mejores canciones. Visto el recibimiento de estas nuevas canciones por parte del público, a él no le hace ninguna falta volver a eso. Ya es una especia de ídolo de masas para la izquierda. 

Texto: Álvaro Rebollar

- Advertisment -spot_img
REDACCIÓNhttps://www.lagramoladekeith.com
Redacción, La Gramola de Keith.
- Advertisement -spot_imgspot_img
- Advertisement -spot_imgspot_img