25.4 C
Valencia
sábado, mayo 21, 2022

Cómo ganarle a la vida y salir ileso – Canción de Amor Definitiva, Jorge Martí

-

Jorge Martí en la Sala Rem (Murcia) :: Miguel Ángel Calvo (Mike Gramola)

“La vida, como un disco, tiene dos caras”. Así subtitula Jorge Martí su nuevo libro, Canción de Amor Definitiva. Un libro que recoge, palabra por palabra, las memorias más íntimas del vocalista de la banda valenciana La Habitación Roja. Hay ciertas cosas contadas que sus fans acérrimos ya conocían, como su doble vida entre Noruega, donde trabajaba de enfermero, y España, donde es capaz de reunir a miles de personas frente a un escenario. Pero permitidme la siguiente licencia, y es que no estamos acostumbrados a que un cantante de éxito se abra en canal de esta manera tan cruda y sana – entendamos cruda como natural y real -. Nos tienen acostumbrados a otras vertientes literarias, como la ficción, la poesía, la ilustración, los microrrelatos… Por eso, al plantarte delante de cientos de páginas donde te cuentan la carrera a fondo en alta mar que han ido surfeando desde bien jóvenes, como es el caso de Jorge Martí, en tu imaginario colectivo deja de ser un “showman” para convertirse en una persona igual a nosotros, de hueso, carne y sentimiento. Y eso, si te lo permites, te hace empatizar, admirar y abrazar aun más sus canciones. Y la vida.

La canción de amor más bonita del mundo

La vida de Jorge Martí es una historia de amor, una historia de amor incondicional y desinteresado hacia la música y su familia. A partes iguales, quizás. Entregado. Porque Jorge no solo llena recintos, sino que a la mañana siguiente pasa horas trabajando en dos centros médicos, cuidando a enfermos de Alzheimer o demencia, y después, por si fuera poco, sin pensárselo dos veces se dedica en cuerpo y alma a sus dos hijas y su mujer que, como bien conocimos en el documental In the middle of Norway, sufre el síndrome de fatiga crónica, una enfermedad que provoca un cansancio extenuante la mayor parte del tiempo, llegando incluso a incapacitarte por completo para trabajar.

Y en esta dualidad vital vive Jorge desde hace, aproximadamente, veinte años. Antes no era más que un joven adolescente de l’Eliana (València) que como algunos en esa etapa tenía pasión por el deporte, llegando incluso a debutar en segunda división B con su equipo de fútbol; melómano hasta la médula, con inquietudes y dudas por resolver. Un día decidió irse de erasmus a Noruega. Allí conoció a Ingrid, su mujer, su compañera de vida y la musa de 89 canciones de amor y gloria que le ha ido dedicando a lo largo de su carrera musical. Pronto montó su grupo, con éxitos y fracasos, junto a Pau Roca, Jose Marco y Juanjo Espinosa, años más tarde sustituido por Marc Greenwood. Juntos, e inconscientes, fueron forjando una trayectoria acompañada de una característica banda sonora que ya forma parte de la historia del pop de nuestro país. Una banda sonora marcada años más tarde por el diagnóstico de Ingrid, justo después del nacimiento de su primera hija. A partir de ahí la vida se vuelve un poco más complicada, pero intentando airearse con una visión sensible, y con un optimismo venerable.

Música y salud mental

¿Su tabla de salvación? La música. Por eso el libro está repleto de canciones y grupos que conformaron su hilo musical en aquella época. De forma exhaustiva, Jorge relata cómo vivió su adolescencia en el fervor de la Ruta del Bakalao, cómo se truncó su carrera de futbolista. Habla de sus primeras relaciones sexuales, del año vivido en Barcelona, de cómo se compra su primera casa en Noruega y tiene la necesidad de aprender el idioma para poder llevar a cabo su vida elegida allí, junto a Ingrid y sus dos hijas.

Algo importante que yo, personalmente, quiero destacar es la oda realizada durante todo el libro a la salud mental, y a la demencia y Alzheimer. Jorge Martí le ha dado su espacio, con beneplácito de sus testimonios, a distintas enfermedades mentales que ha conocido en personas de su entorno más cercano. Y ahora, en los tiempos que corren, todo lo que conozcamos y sepamos de más sobre salud mental es un aprendizaje personal para nosotros mismos y los demás. Como la importancia de conocer qué es y cómo se sufre con la demencia o Alzheimer. Y es que el trabajo de Jorge viaja entre esas dos aguas nada fáciles de remar.

Ser cantante de éxito no es sinónimo de ser inmortal

A Jorge Martí hay que agradecerle, también, su sinceridad. Y es que ser cantante de una banda de éxito no te exime de engaños y desmotivaciones. Canción de amor definitiva se mueve entre desilusiones. Una de las más llamativas, sin duda, es la que vivió con el mundo de las discográficas. Es por ello por lo que Jorge aconseja, y muy bien aconsejado, a las nuevas generaciones que contraten a un buen abogado antes de firmar cualquier contrato, pues evitarán falsas ilusiones, palabrería barata y traiciones, como las que ellos mismos vivieron en sus inicios, y mitades.

Y es así, como con un estilo sencillo, consecuente, pero con momentos evocadores, con una prosa cuidada y bonita, consagra Jorge Marí un libro de una integridad, sin exagerar, demoledora, abordando aspectos casi tabús, pero necesarios. Será por esta cercanía y por el lenguaje familiar adoptado que hace de Canción de Amor Definitiva una radiografía fiel de una clase del pop español alejada por completo del postureo actual. Está claro que el vocalista de La Habitación Roja nos ha hecho transitar por esa fe de vida personal durante cuatrocientas páginas, con facilidad, gusto y sarna. Al menos a mí me ha despertado sentimientos muy dispares: humor, desconsuelo, rabia, impotencia, duelo, amor, admiración y aceptación. Y dime tú si hay vivencia más plena que esta.

- Advertisment -spot_img
África Piqueras
Periodista titulada, a veces pienso que por vocación. Melómana de profesión y redactora por amor.
- Advertisement -spot_imgspot_img
- Advertisement -spot_imgspot_img