Compartir
a4151708670_10
Diseño: Klari Moreno

Woolly Mammoth Rebellion tres chavales madrileños que tocan rápido, fuerte y duro. Un cruce entre el stoner de Kyuss, el stoner-punk-skater de Fu Manchu, los paisajes instrumentales de Toundra o los Queens of the Stone Age del primer disco que estrenó el pasado 18 de marzo un EP de 7 temas titulado “Glints. Gales”.

La formación, reconfigurada desde principios de 2015 saca el disco con 5 sellos a la vez: Aladeriva Records, Aneurisma Records, La Malvada Ediciones, Monasterio de Cultura y Nooirax Producciones, algunos de ellos sellos de grupos como Árida Rosy Finch y organizadores de eventos en los que han tocado grupos como PyramidalSanto RostroCuzo. Casi nada, vamos.

La producción del álbum ha corrido de mano de la propia banda, en colaboración con Manuel Cabezalí (Havalina), que como siempre deja su huella en todo lo que toca. Guitarrazos distorsionados, ritmos pesados de batería y bajos oscuros son lo que encontrarás en este “Glints. Gales” que puedes disfrutar en su Bandcamp o en el reproductor que cierra este artículo.

El disco abre con la instrumental “Saltwater Outlines” y con “Child”, temas que nos recuerdan las influencias del stoner de Kyuss, como comentaba antes. Los paisajes marinos que dibuja “Agrounded Boat” evocan a los también madrileños Toundra, así como “Face to Face” o “Uglah” hacen gala del buen stoner-punk más Fu Manchu.
También tienen tiempo para quitar las distorsiones y marcarse un par de buenos temas acústicos como “Camino” o “Sand Is Not For Sailing” (este último personalmente me recuerda a la vertiente psicodélica y más pausada de los ya extintos valencianos Ion Tides).

Un disco de debut bien ejecutado de esta joven banda madrileña a la que auguramos un futuro próspero, ya que buenas compañias y temas contundentes no le faltan.

NO HAY COMENTARIOS

¡Deja tu opinión!