Compartir

El pasado 22 de Enero saltaba al mercado el tercer disco de Mucho. Grabado en la Casa Murada, mezclado por Santos Berrocal y producido por Ricky Falkner, Santos Berrocal, Fluren Ferrer y Martí Perearnau IV este último trabajo es completamente distinto a lo que nos tiene acostumbrados la banda. La voz y las letras de Martí Perearnau IV por fin encuentran su sitio en el mundo, y así junto a los teclados siderales de Víctor Cabezuelo, el potente bajo de Miguel de Lucas y la batería cool de Carlos Pinto, Mucho se ha dispuesto a conquistar un mercado en alza.

image

El LP comienza en tono de balada con “El León de Tres Cabezas” una crítica del engaño desde la cultura occidental con piano pausado, bajo bien marcado y el chorreo lírico al que nos somete Martí que nos regala un estribillo pegadizo de tres cabezas “Jesucristo, Superman y Maradona se funden en un gran abrazo…“. El siguiente tema es el que le da nombre al disco “Las Puertas del Infierno“, aquí ya vamos viendo para dónde tira el disco, de pura pista de baile con sintetizadores y ritmos a lo Daft Punk. A continuación las letras de Martí nos caen como un piano en la cabeza, frases sueltas de lo que “Fue“, atmósferas muy aireadas y una cadencia hipnótica.

En el ecuador del disco Mucho sigue con ese ritmo frenético y sideral que ya es norma, “Los Amantes No Olvidan” deja de lado las guitarras y Cabezuelo obra su magia sintética. Pero absolutamente EL TEMA es el que le sigue: “Nuevas Ruinas“, para mí ya el temazo de lo que llevamos de año, una declaración de principios en toda regla, Mucho hace que muevas el culo como les tocó moverlo a ellos en el videoclip que ya comentamos por aquí, este temarraco reclama la movida madrileña y el electro-pop ochentero. Es imposible NO bailar mientras coreamos “si, tengo que salir, ya no lo aguanto más tengo que salir de aquí…” y salimos dando volteretas. Después del subidón llega “La Velocidad” que, contrariamente a su título, la melodía te hace revivir aquella famosa escena a cámara lenta de “Carros de Fuego”, en esa letra dedicada al inmovilismo me quedo con esa terrible visión que se mete en nuestro imaginario donde “el infierno es dónde nunca pasa nada“. Terrible.

Llegamos ya a los últimos temas del disco, donde se encuentran: “Perro Negro S.L.” y “Sucumbe el Universo“, los temas más políticos dentro de un disco muy protestón, y se agradece oiga, que se pueda protestar desde todos los estilos musicales. La primera canción hace que te pongas en la piel de un concejal de urbanismo cualquiera que se cree (y puede que hasta lo sea) intocable, cuando acaba la canción te dan ganas de irte a Botswana a extinguir un par de especies mientras te echas unos “tiritos“. La segunda, sin embargo, habla del pueblo, de cómo nos han sangrado gota a gota durante años hasta “que a mí no me sacan nada más aunque sucumba el universo” y dejarnos secos. Hasta dónde llegará nuestra pasividad no lo sabemos, cada uno pone su línea roja, pero yo me quedo personalmente con esa dedicatoria a nuestro señor ex-Presidente del Gobierno, José MªAznary tú qué ahora hablas catalán en la intimidad“. Dos canciones protesta en clave sideral, porque también se puede bailar cabreados.

El ultimo tema me sorprendió gratamente porque siempre es tierno descubrir esa hermandad tan estrecha entre algunas bandas. “Reunión de Pastores, Ovejas Muertas” es el único tema del disco que no está compuesto por el vocalista y líder de la banda, es un tema compuesto por Ferrán Pontón, guitarrista y letrista de Egon Soda, para el último disco de la banda “Dadnos Precipicios“. En ese disco es Martí el que colabora con los barceloneses y es un tema muy festivo y rocker, Mucho lo reinterpreta con aire entre las letras y en ritmo creciente, ya que empieza con un tempo muy lento que a medida que se desarrolla el tema, y el cabreo, se vuelve más frenético.

La verdad es que no soy capaz de ser imparcial, porque desde que este disco llegó a mi vida lo he estado quemando pista a pista, y es que tiene una magia y un ritmo que hace que lo necesites para respirar mejor. Con una clara carga de enfado y protesta, pero con mucha guasa, “Pidiendo a las Puertas del Infierno” hace que se te vayan los pies y la cabeza, un proyecto con el que la banda se ha lanzado al vacío sin paracaídas, creando escuela y afianzando para bien la electrónica en el panorama nacional. Para deleite de vuestros oídos y vuestras caderas, el próximo 13 de Febrero podréis disfrutar de todo su ritmazo en la sala WahWah junto a Fanáticos y Obleas DJ’s, comprad vuestras entradas ya, ¡que vuelan!.

image

And be ready fellas, 80’s are back.

NO HAY COMENTARIOS

¡Deja tu opinión!