Compartir

NocturnosSegún ellos mismos se definen:Nocturnos parte de los sonidos pop españoles de los 60 y 70 con melodías sencillas y directas.
Originarios de Alcalá de Henares, desde 2006 ganan varios certámenes y concursos, atrayendo el interés de los medios más especializados.”

Y efectivamente, tras escuchar su primer LP “Pequeñas Esperanzas” como 80 veces en una semana, eso es lo que nos encontramos: sencillez, contundencia y unas melodías que pocas veces salen de tu cabeza, haciendo que pases los días tarareándolas.

Hace una eternidad (febrero de 2014 ya es una eternidad) que los madrileños Nocturnos lanzaron este LP, grabado en los estudios Moba con Sergio Molina (Sexy Sadie entre otros), pero fue este verano en el Arenal Sound cuando sus canciones llegaron a nuestros oídos. Para quedarse mucho, mucho tiempo ahí.

Y es que la banda formada por David Montijano a la voz y guitarra, Alberto Pastor al bajo, Felix Barrios a la guitarra y coros y David Barrios a la batería es una máquina de hacer hits que no puedes despegar de tu córtex.

Nocturnos 23102014 Camerinos003
Foto: LaButacaMusic

Empezando por el primer single y videoclip que lanzaron: “Astronautas”, que también es el primer tema del disco, Nocturnos pone las cartas encima de la mesa, con un trallazo powerpop, con toques indies, muy bailable. Primer estribillo que se te pega.

Sigue con la enérgica “Adios”, donde parecen despedirse de todo el mundo menos de los que estamos escuchando la canción, con la rabia latente en la voz de David Montijano. Segundo estribillo pegado al cráneo.
Le sigue “Cambiar de Piel”, posiblemente el corte más “indie” del disco, pero sin perder la contundencia. Que no se diga que el indie es flojo y sin distorsión.

Continuamos fuerte con “Los Días de Sol” y “Despiértate”, dos cortes que aparecen en contraposición al anterior (y más tranquilo) “Cambiar de Piel”, pero en la línea potente de “Adios”, lo que nos hace pensar que quizás es “Cambiar de Piel” la que no encaja en el disco…

Y llega otro de los singles y hit de la banda: “¿Qué Está Pasando?”, que trae otro de los estribillos más pegadizos del disco, y nos hace bailar descontrolados hasta el final… final que hace de introducción para una suerte de indie-western-rock que es “A tus pies”, en la que la banda vuelve a hablar de amor, desamor y vuelve a incrustar en tu cabeza una serie de coros sesenteros, que no se despegan ni con aceite hirviendo.

Y entonces llegan. Llega la cumbre del disco, a mi parecer. Los dos temas que dejan el pabellón altísimo y que marcan el límite entre el bien y el mal en este LP. Primero con “Baile de Disfraces”, el rechazo a esa vida de “rockanrolla” que hace perder la mente a muchos y hace convertirlos en simples maniquíes, disfrazados. Nocturnos tiene actitud, pero no pierde las formas, no se les sube a la cabeza, y muestran eso al mundo.

Y sigue con la gamberra “Deseo”, incluida en su EP “Nocturnos”, junto a los otros dos singles “Astronautas” y “¿Qué Está Pasando?”. Temazo brutal, pegadizo, con toques garajeros. (¿Se me nota emocionado?)
Temazo de 10.

¿Pero pensabas que después de estas dos brutalidades no podía seguir en lo alto?
Obviamente el volumen y la fuerza bajan, pero no pierden ese toque que hace especiales cada uno de los temas de este “Pequeñas Esperanzas”.
Llegan “La Vida” y “Puede Valer”, donde el powerpop más Weezer se adueña de las almas de Nocturnos y nos deja dos buenos temas con los que (casi) cierran el disco.

Y digo casi porque el último track es un Expediente X: se abre con un feedback, y una guitarra efectada… lo que me hace recordar a un tema de una gran banda… pero que salió bastante después del lanzamiento de este disco de Nocturnos. Y es que el inicio de este “Susurro” que cierra “Pequeñas Esperanzas” no puede asemejarse más al tema que (también) cierra el último disco de Foo Fighters, el tema dedicado a Nueva York: “I Am a River”.
¿Podríamos estar hablando de que Dave Grohl le ha copiado la estructura del cierre del disco a los chicos de Nocturnos?

Fuera de conjeturas varias, el tema de los madrileños es, al igual que el de los americanos, brutal para un cierre de disco, completando el álbum dejándonos con un delicioso sabor de boca, queriendo más, y más.

2 COMENTARIOS

¡Deja tu opinión!