Compartir

Ya ha comenzado oficialmente la temporada de festivales y el pequeño animal de festival que llevamos dentro lleva meses dándonos la tabarra para que nos decidamos, de una vez, a cuál ir este año. Existen distintos criterios para escoger un festival sobre otro: proximidad, temporada, precio, fidelidad, etc. Pero no podemos negar que en lo que más nos fijamos es en los grandes protagonistas: LOS CABEZAS DE CARTEL. Hacemos absolutos malabares para ir a ver a uno u otro a la otra punta de España (o Europa y América si es que nos lo podemos permitir). Tengo que reconocer que he hecho estas burradas y soy un animal de festival más. El año que no puedo ir a ninguno por trabajo, u otras circunstancias, no puedo evitar sentir un desasosiego en mi interior, mi animal festivalero está triste, muy triste, como esa escena de Dumbo cuando la madre lo acuna a través de las rejas. Así de triste, imagínense.

Hace poco más de un año que empecé el proceso de búsqueda y captura a mi feminista interior y es un proceso que sigue en constante evolución, que me desafía a mirar el mundo a través de las “gafas moradas“. Es decir, me afecta (felizmente) en todos los aspectos de mi vida: a la hora de escoger un festival también. Este año he intentado que mi criterio para escoger destino musical se base en si un festival es más o menos respetuoso con la igualdad de derechos y oportunidades entre mujeres y hombres. Uno de mis primeros post en este medio, de hecho, fue sobre la primera edición del She’s The Fest, un espacio que se presentó como visibilización de la mujer en la industria musical, y que pese a tener algún que otro fallo (de las primeras veces, ya se sabe) le demostró a productores, ingenieros de sonido, artistas y programadores que había (hay) mujeres en la música. Entonces, cuando vemos el cartel de un festival, ¿por qué no estamos ahí?. Os pongo en contexto:

142 artistas: 136 son hombres (95'8%), 6 son mujeres (4'2%)
142 artistas: 136 son hombres (95’8%), 6 son mujeres (4’2%). Mapeo cedido por el colectivo TERRITORIO DE NABOS.

Según el resultado de la “Encuesta de Hábitos y Prácticas Culturales en España” llevada a cabo el 25 de Sept. de 2015 por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, el perfil de consumidor de cultura es el de: “una mujer, joven y con estudios“. Según la encuesta, el producto cultural más consumido es la música (con un 87’2%) y la asistencia a espectáculos en directo es de un 43’5%, de los cuales, el porcentaje más alto, es el de “conciertos de música en vivo” con un 24’5% seguido de cerca por el 23’2% de los consumidores de teatro. De esta encuesta podemos extrapolar algo muy sencillo, y es que las mujeres somos las mayores consumidoras de cultura de España, incluyendo: música, conciertos en vivo, festivales, etc. Si giramos la mirada hacia otros países como EEUU, los gigantes de la producción de música más comercial (y que marcan las tendencias de musica a nivel internacional), nos encontramos con un panorama curioso: los mayores líderes en venta son mujeres como Beyoncé, Katy Perry, Rihanna, etc. Taylor Swift, por ejemplo, lleva liderando las listas de ventas durante los últimos 5 años, en 2005 el TOP 5 de ventas estaba compuesto exclusivamente por mujeres. En 2012 Adele consiguió liderar las listas dos años seguidos con su álbum “21” (algo que sólo había pasado una vez en la historia, con el “Thriller” de Michael Jackson) y “25” es, actualmente récord en ventas. Aún así, hace un par de años Billboard sacó un infográfico que ilustraba la ENORME brecha de género que se produce en el festival Coachella (uno de los más grandes y reputados, no sólo de EEUU, sino el 5º festival más importante del mundo según la revista Harpers Bazaar):

COACHELLA INFO

En este gráfico elaborado por Billboard encontramos que la presencia de artistas femeninas en el Coachella nunca llegó a superar el 25%, mientras que si comparamos el histórico no llega ni al 18%. Para los que no conozcáis este mítico festival estadounidense este año estuvo compuesto por 235 GRUPOS, si le ponemos una media de 2 o 3 artistas por banda eso hace más o menos 588 artistas en total, si le aplicamos el 18% de media de presencia femenina tenemos aproximadamente a 106 mujeres frente a 482 hombres, y si nos fijamos sólo el los “frontman” de cada banda la brecha sólo se hace más grande, ¿os vais haciendo una idea de cómo funciona esto?.

Pero hablemos de España: afortunadamente aquí sí que tengo datos concretos de festivales y es todo gracias a un colectivo sevillano llamado TERRITORIO DE NABOS. Me topé con este colectivo mientras navegaba en la subweb hipersecreta de feminazis más grande que existe: Twitter.  ¿Quién compone este colectivo? ¿Serán una parte de una conspiración judeo-masónica para derribar el sistema del mundo libre? Me puse en contacto con ellas para averiguar quiénes eran, cómo empezó todo y qué pretenden con su iniciativa. Andrea y Lourdes (miembros de este colectivo) me contaron que TERRITORIO DE NABOS nació de cañas después de una clase de pilates. Ellas, junto a 8 miembros más de esa misma clase, son habituales de un festival llamado Territorios Sevilla (que, casualmente, y después de 18 años, tuvo que cancelar a 48 horas de la fecha por “falta de viabilidad económica“). Charlando después de una clase sobre la pérdida de calidad del festival en los últimos años, un par de miembros de grupo más concienciadas sobre la lucha por los derechos de la mujer, les llamó la atención la poca representación femenina que se percibía a priori en el cartel. Les produjo tanta curiosidad que decidieron mapearlo: escrutaron los grupos uno a uno, cuántas mujeres y cuántos hombres había en cada grupo hasta llegar a una cifra que les impactó; de 87 artistas que participaban en el festival sólo había 8 mujeres, es decir, un 90’8% de hombres frente a 9’2% de presencia femenina, y si hacemos zoom en la sección de hip-hop de 20 artistas, no había ninguna mujer. Ninguna.

“Formar parte de la industria musical me ha abierto los ojos al sexismo” Kate Nash.

Ante este descubrimiento decidieron abrirse una página de Facebook y una cuenta de Twitter, y se pusieron a mapear otros festivales españoles para saber si el Territorios Sevilla era la excepción o la normal. Y adivinad lo que encontraron:

  • SOS 4.8, 179 artistas:
    • 154 hombres (86%)
    • 25 mujeres (14%)
  • Festival de LesArts, 124 artistas:
    • 114 hombres (91’94%)
    • 10 mujeres (8’06%)
  • Palencia Sonora, 56 artistas:
    • 50 hombres (89’29%)
    • 6 mujeres (10’71%)
  • Alrumbo Festival, 114 artistas:
    • 105 hombres (92’11%)
    • 9 mujeres (7’89%)
  • Sonorama Ribera, 221 artistas:
    • 207 hombres (93’2%)
    • 14 mujeres (6’8%)

Son datos difíciles de ignorar, ¿verdad?. Y esto es solo una muestra, cada vez más usuarias se apuntan para mapear festivales y subirlo a esta hoja de excel accesible para todo el mundo. Empezaron a ganar seguidores en Twitter y FB y a conseguir repercusión, Eme DJ se puso en contacto con ellas y empezó a difundir, así como Pikara Magazine, y muchas usuarias anónimas que empezaron a retwittear como locas al ver unos datos tan discriminatorios. Aprovechando la gran actividad de los perfiles en redes de los festivales de música empezaron a enlazarles sus descubrimientos, mandaron correos a los organizadores de cada festival que mapeaban pidiendo algún tipo de explicación. ¿La respuesta más habitual? El silencio. Aunque me comentaron que tanto el Sonorama Ribera como el Ebrovisión admitieron no haber sido conscientes de la existencia de un patrón y se comprometieron a mejorar los porcentajes en futuras ediciones.

Pantallazo del twitter de TERRITORIO DE NABOS con el mapeo del BBK Live.
Pantallazo del twitter de TERRITORIO DE NABOS con el mapeo del BBK Live.

Tenemos los datos, sabemos que hay una tendencia tanto en EEUU como en España, la pregunta sigue siendo la misma: ¿por qué no estamos ahí?. Siendo nosotras las mayores consumidoras de música y espectáculos en vivo, y sabiendo que en los últimos años hemos liderados las listas mundiales, por alguna extraña razón no pasamos de un 10% de participación en los grandes festivales de música. ¿Por qué? ¿Es que no hay mujeres en la música?. En Fusa Activa se dedican a crear directorios de mujeres artistas para que los promotores no puedan poner excusas y, como comentábamos al principio, existen festivales como el She’s The Fest cuya misión es visibilizar el papel de la mujer en la industria. Entonces, ¿por qué?.

Para entender el por qué tenemos que poner la mirada en los grandes medios de comunicación, que a lo largo de los años se han convertido en una herramienta cultural modificadora de la conducta, la TV, los periódicos, internet... Ha criado a generaciones enteras: bombardeados con estereotipos, cánones de belleza inalcanzables, películas que muestran mujeres sumisas e hipersexualizadas, etc. Los dueños de las grandes compañías a las que pertenecen los medios de comunicación tienen un claro perfil: hombre, de raza blanca, con estudios superiores, conservador y heterosexual. Ostentar el poder en estas grandes corporaciones productoras de contenido que modelan nuestra sociedad significa que eres mucho más proclive a reproducir tu “modelo” de vida a través de estos medios (en EEUU conforman sólo un 6% de la población). En la industria musical se está produciendo una “aniquilación simbólica” de la mujer, es decir, que hay toda una parte de la sociedad que se ve poco o nada representada en los escenarios, es un drama que a la mitad de la población se la aliene por completo. Para corregir esta tendencia necesitamos más directivas dentro de la industria, gente dispuesta a alterar los patrones heteronormativos que mueven nuestra sociedad.

“Es una verdadera lástima que si una mujer se sube al escenario con un instrumento, sea casi una novedad” Jack White.

Cuando les pregunté a TERRITORIO DE NABOS cuál sería su panorama ideal en la música me dijeron: “que el diálogo sobre la desigualdad sobre los escenarios se acabe porque se haya conseguido una mayor representación de las mujeres, no te pido un 50-50 como piensa todo el mundo que queremos, pero más de un 10% sí, porque ahí parece estar la brecha”. Nosotras, para corregir esta terrible tendencia podemos decirle a nuestro animal de festival que a partir de este año analice detenidamente la brecha de género que se produce en los festivales españoles, que empiece a mapear otro tipo de festivales de su entorno,  que inicie una búsqueda de grupos con una representación más acorde con la realidad, que los escuche y compre sus discos, enlazar a las organizaciones de festivales directorios con contactos de grupos alternativos y animar a nuestras jóvenes a perseguir carreras dentro de la industria musical aunque no tengan modelos a seguir, animarlas a que sean pioneras, sus propios modelos. Así como también exigirle a la organización de los festivales que incluyan a colectivos de lucha por los derechos de las mujeres en el diálogo para acabar con la desigualdad de género en los festivales, ya que como fenómeno social actual tienen la suficiente influencia para realizar un cambio que se necesita, desesperadamente, desde hace 200 años. Existen muchas formas de empezar una pequeña revolución personal, escoge la tuya y forma parte del cambio.


Gracias a TERRITORIO DE NABOS por llevar a cabo la ardua y desinteresada tarea de mapear festivales. Gracias a Fusa Activa por la labor de visibilización que hace manteniendo ese directorio público y abierto. Gracias a todas las que visibilizáis a las mujeres en la industria musical y lucháis cada día por hacer el mundo un poco más justo.

13 COMENTARIOS

  1. Menuda majaderia de articulo por dios.

    Quieres hacer ver que hay una especie de discriminacion contra la mujer como artista en los festivales cuando no es asi.

    El porcentaje de mujeres en los festivales refleja el porcentaje de mujeres que están en el mundillo de la musica con respecto a los hombres, ni mas ni menos. De cada diez musicos solo uno o dos son mujeres ( por lo menos en el entorno en el que yo me muevo ). No puedes pedir que la presencia de mujeres en los festivales sea mayor que su presencia real en las bandas.

    Desde luego, lo que te seguro que no ocurre es que nadie le haga veto o minusvalore a ningun grupo porque haya mujeres en el. En los festivales van los que mejor lo hacen, los que mas gustan, o los que mas gente mueven, independientemente de si son mujeres u hombres.

    Creo que eso de victimizar a la mujer por el mero hecho de serlo, es algo anticuado, manido y que actualmente carece de todo sentido. Cuando alguien es bueno, es bueno y punto. Y lo/la llaman de todos sitios para tocar.

    Y desde luego que al haberle mandado este “estudio” totalmente oportunista a la direccion de los diferentes festivales, deben de haberse quedado todos de piedra. Todavia no sé ni como se han dignado a contestar los de sonorama y ebrovison porque es algo tan descabellado el llegar a pensar que cuando se elabora el cartel para un festival, puede haber alguien pensando ” no….no metamos a este grupo que canta una chica” o ” no….no metamos a este otro que el bajo lo toca una chica” es simplemente de locos.

    En fin….que pienso que en lugar de señalar con el dedo a la gente de los festivales intentando culparles de poca presencia femenina en ellos, pienso que el articulo deberia de dedicarse a llamar la atencion de ese 50% de la poblacion mundial que son las mujeres y que parece ser que porcetualmente con respecto a los hombres tienen, en general, menos interes por dedicarse al tema de bandas y de la musica y se dedican mas a consumirla.

    Ahora resulta que si me paso todo el dia tumbada en la cama sin hacer nada, no es culpa mia por ser una dormilona, es culpa del que hace las camas que las hace muy comodas no? no se… es que tu articulo me parece un poco eso.

    En fin…aún así, el articulo está muy bien redactado. Enhorabuena.

  2. Querido amigo (asumo que es usted un hombre por asumir, de verdad, sin pretensiones de ningún tipo), en primer lugar me gustaría agradecerle su comentario, cuando una toca estos temas siempre se pregunta si se entiende bien la esencia del artículo o no, yo le he puesto muchas horas y me gusta pensar que sí que se entiende, aún así su comentario me demuestra que no ha acabado de entender de qué habla.

    El artículo va, principalmente, de visibilización, es algo muy concreto, de hecho hablo de datos recogidos de manera libre y colaborativa por mucha gente e incluso enlazo varios artículos que tratan el tema, y se trata el tema porque es un problema real, no es una conspiración ni pretendemos “hartar” a nadie. No trato de criminalizar a ningún festival y por supuesto que no creo que haya señores en despachos vetando a grupos porque dos o tres miembros del mismo tengan pechos. No sé a lo que se refiere con el “estudio totalmente oportunista” que menciona, repito, son datos recogidos por gente como usted y como yo, simplemente porque les llamó la atención que de 150 artistas, sólo hubiese 10 o 12 mujeres en un festival, porque no es representativo, para nada, de un sector de trabajo. Lo que intento decir es que me llama la atención el contraste que existe entre quiénes lideran las listas de artistas más vendidos, quiénes compran y consumen cultura y quiénes no están. Dentro del artículo enlazo un documental llamado “Miss Representation” que habla sobre cómo se reproduce en los medios un modelo heteropatriarcalista que forma y educa a las siguientes generaciones, y con esto no me refiero a consejos de administración conspirando, sino que se produce una reproducción del modelo de vida de aquellos que dirigen los medios y que ellos sí que son la minoría, es decir, los medios (y sí, los festivales también) tienen que ejercer su poder comunicativo y formativo para acabar con esta reproducción poco realista. Que ese 50% esté en los medios de manera activa y proactiva.

    El problema, obvio, no es sólo de los festivales ni lo van a solucionar sólo los festivales, pero son un medio conductor generador de cambio que podemos utilizar, porque sí que hay mujeres que conforman la industria musical, y si hay pocas es porque es un entorno muy relacionado al género masculino y que, encima, sino le damos visibilidad a las pocas que hay, ¿qué van a ser de las generaciones futuras?. Nuestras artistas y futuras artistas merecen crecer en un entorno que las trate igual que a sus compañeros y que las apoye de la misma forma, la música es generadora de cambio y no veo por qué aquí debería de ser distinto cuando es innegablemente necesario. No es una cuestión de “interés” sino de apoyo y crecimiento en un entorno que las valore por su música y no las juzgue doblemente por el simple hecho de ser mujeres.

    Las mujeres, eso sí que se lo voy a decir, estamos de todo menos cómodas y adormiladas. Muchas gracias de nuevo por su comentario y disculpe la longitud, pero quería, que esta vez si, me entendiese mejor.

    Un abrazo sincero.

  3. Soy hombre, y quizás por ello menos consciente de la realidad que vive una mujer en este ambiente. Pero lo que yo he percibido en mi entorno es que realmente existen muchas menos mujeres en grupos que hombres, con lo cual me parece natural que acaben habiendo más hombres en festivales que mujeres. Creo, que si de verdad hay un problema, éste está en averiguar por qué tan pocas mujeres participan en la producción (ejecución, etc.) de la música. Debo ser sincero, no sé a qué se enfrentan las mujeres en estos lares, pero me da la sensación de que no existen grandes barreras para ellas. Aún así me parece que sería importante (si es que estoy en lo cierto) animar a muchas más mujeres a emprender en este campo y sobre todo averiguar qué es lo que les impide o les repele a la hora de hacerlo.

  4. Buenas tardes y muchas gracias por tu comentario. Te veo con ganas de informarte sobre el tema así que te enlazo un artículo que yo encontré bastante esclarecedor: http://www.pikaramagazine.com/2015/07/la-musica-rock-y-los-tres-pilares-del-sexismo/

    Y también te animo a ver el documental “Tomar el escenario”, aunque habla sobre música alternativa mayoritariamente también es bastante educativo sobre el tema: https://vimeo.com/107230447

    ¡Gracias por comentar y continúa informándote!

  5. Hola Gema,
    Me gustaría darte las gracias por el tiempo que has dedicado a escribir este artículo. Como cantante de un grupo de Hard Rock – Metal (Seventh Hell) , a pesar de que no hace muchos años que estoy en él, he visto, oído y vivido parte de esa discriminación: desde el típico que viene y te dice que no quiere escuchar a tu grupo porque canta una chica y en ese género no pega (según él claro) hasta quien crítica cuánta ropa le falta o le sobra a otra sobre las tablas. Estoy segura de que los festivales tienen un montón de oferta de artistas femeninas donde elegir, sin ir más lejos, soy miembro de una comunidad de Facebook, con más de 40 bandas implicadas, en la que somos todas cantantes femeninas dentro del rock y el metal (Aedea’s Daughters) y podría contar con los dedos de una mano a aquellas a las que se les ha hecho un hueco en un festival de renombre sin haber ganado algún concurso importante o haberse dejado un pastón en alguna promotora o agencia de management. En fin, hay mucho por hacer y se agradece la visibilidad que algunos medios dais a este problema.
    ¡Un saludo!

  6. Enhorabuena Gema. Un artículo necesario y sobretodo, bien documentado. Estos temas no son tan de “yo creo”, “yo pienso”, “en mi opinión”… como la gente se empeña en creer. Hay cifras y son desoladoras. Y no, no coinciden con la cantidad de mujeres en la escena ni la razón por la que hay menos mujeres es tan simple como “porque no les gusta” . No hace falta ser sociólogo para atar ciertos cabos y entender que el problema es algo más complejo que un “si no están es porque no quieren”. Gracias por tu trabajo. ¡Seguiremos luchando, compañera!

  7. Muchas gracias a ti Monty, por tu apoyo y tu lucha por una cultura igualitaria. ¡Seguimos en la lucha!

  8. Muchas gracias por tu comentario Lory, desconocía la comunidad que me comentas pero le echaré un vistazo definitivamente, tenemos que permanecer unidas contra la invisibilización sistemática hacia el trabajo femenino el cultura, gracias por tu activismo y tu voluntad de seguir haciendo hincapié en la brecha de género festivalera si dejamos de hablar de ello se nos olvida, ¡así que sigamos!.

¡Deja tu opinión!