Compartir

Siempre quise ser guitarrista. Muy por delante de cantante, lo que yo quería era empuñar una guitarra pero a veces no sabes muy bien por qué los planes cambian y acabé especializándome en gritarle a un micrófono. Toqué en mi habitación desde siempre, ayudándome de los acordes para escribir canciones pero el paso a hacerlo en público me costó algo más, no sé muy bien por qué. Al fin, gracias a The Sheenas pude cumplir mi verdadero sueño adolescente: hacer mucho ruido con una guitarra como aquellas mujeres a las que admiraba tanto por desafiar el tópico de que las chicas cantamos y los hombres son los que tocan instrumentos, cosa que siempre me dio mucha rabia. Aquí van cinco de mis favoritas, aunque me dejo unas cuantas. La selección la he hecho preguntándole a mi yo de 17 años, por todo lo que estas mujeres hicieron por mí.

1. Joan Jett

Para mí, lo máximo. Actitud, sonido, riffs, carisma, voz, imagen, letras, estilazo… Joan lo tiene todo. Su manera de tocar riffs híper rockeros mientras masca chicle con cara de “molo muchísimo más que tú” me desarma. Más que admiración, lo mío con esta mujer es fanatismo teenager. “I don’t give a damn ‘bout my reputation. You’re living in the past, it’s a new generation …”. Con estas frases nos dejaba claro que no iba a pedir permiso ni perdón. Necesitamos muchas más como ella para que este mundo empiece a ser mínimamente soportable.

2. Lita Ford

La compañera de Joan en The Runaways me flipa. Representa la vertiente más heavy metal y más ochentera de mi adolescencia. Su B.C. Rich súper macarra, su pelazo cardado y su imagen de tía buena embutida en cuero que sabe que lo es y se la suda lo que tú pienses mientras se marca un solazo pasadísimo de reverb me puede. Además me encanta su voz. He hecho playback delante del espejo con temazos como “Playin’ with fire” miles de veces. No tengo problema en admitir que me flipa casi todo lo que la gente denuesta de los 80. Y Lita lo tiene todo: ausencia de término medio, guitarras horribles de doble mástil, laca como para fijar un cuadro, interpretaciones muy sobreactuadas y mallas muy brillantes: más ochentera que una hombrera. Bravo.

3. Jennifer Batten

Fue la guitarrista de Michael Jackson y técnicamente una de las mejores. Recuerdo una época en la que tuve que escuchar muchísimas veces que las mujeres no eran buenas guitarristas. Entonces les ponía un video de Jennifer haciendo tapping y se callaban rapidito (bueno no se callaban, soltaban alguna chorrada más, pero yo ya sabía que había ganado y dejaba de escuchar). Una técnica acojonante, un sonido increíble y muy buen gusto (y al igual que Lita, un pelazo rubio con un volumen sobredimensionado). Su sucesora en la banda de Michael, que no pudo llegar a girar por la muerte del artista, Orianthi (que actualmente acompaña a Alice Cooper) es otra que tal.

4. Bonnie Raitt

Mi guitarrista de blues favorita. Adoro a esta mujer. Sencillamente me encanta su manera de tocar, su sonido, su sensibilidad, sus solos… Con una acústica, con su strato o con el slide, esta mujer da una lección de blues cada vez que pisa un escenario. Su versión de Pride & Joy me parece increíble. Y sí, también canta y también mola todo haciéndolo. Si “I can’t make you love me” no te pone los pelos de punta, seguramente estés muerto, porque vaya tela.

5. Brody Dalle

Para mí una imprescindible en el punk rock. Recuerdo la primera vez que vi una foto suya, en un Mondosonoro mientras esperaba mi turno para jugar al futbolín en El Glop y pensé: “JODER. Necesito escuchar a esta tía ya”. Su cresta, su pintalabios corrido y su guitarra por las rodillas me impactaron un montón. Me pareció la tía más molona del universo. Su música estaba a la altura. Su sonido híper sucio, sus riffs y su voz rota me siguen pareciendo algo muy muy muy serio. Estoy segura de que miles de niñas en todo el mundo pidieron una guitarra como regalo de cumpleaños después de ver a Brody, y eso es algo que necesitamos que suceda.Cada vez que veo una foto suya de la época de The Distillers me dan ganas de teñirme el pelo de negro y de montarme una banda de punk. Y que sea amiga de Shirley Manson y esté casada con Josh Homme saca el lado más fangirl que habita en mí. Me parece todo muy adorable.

Monty Peiró canta y toca la guitarra en Gran Quivira y toca y canta la guitarra, el bajo y el ukelele en Femme Fractal. En el pasado ha sido cantante de Sweet Little Sister, The Backseats e Interceptor y guitarrista en The Sheenas. Es guionista del Cómic Fallaz y de la obra de MicroTeatRock “Un Bonito cadáver”.

NO HAY COMENTARIOS

¡Deja tu opinión!