Compartir

Lanuca nunca ha tenido complejos a la hora de mezclar literatura y mundos oníricos en su música, jugando con los ritmos casi poéticos de las canciones y la aproximación desnuda al público. En estos aspectos, Tibia Turbia (Bonavena Música, 2017) no es una excepción, con este trabajo la banda encabezada por Ángela Bonet cierra una trilogía dedicada a lo anatómico tras sus dos anteriores trabajos: Pómulo (2013) y Gran Mandíbula (2015).

El hilo argumental entre los tres álbumes ha sido la brevedad y un estilo bien cuidado, aunque Tibia Turbia se desmarca a través de las atmósferas que generan las guitarras (a cargo de Ángela Bonet y Manolo Beltrán) y sobre todo los sintetizadores de Ana Santos (Ártico). Grabado y mezclado en El Sótano de la mano de Dani Cardona, que también ha colaborado en la percusión junto a Vanessa Juan (Galavera) al cello, el sonido que consiguen recuerda al mar, el vaivén de las olas que nos ayuda a liberar el estrés.

Es por amor” abre el disco con una guitarra eléctrica que precede a los sintetizadores y la voz hablada de Ángela, a modo de recital, dejando aire al acabar cada estrofa, aunque “Pétalo de abismo” nos recuerda ya más a los anteriores trabajos de Lanuca, pero con esa cadencia lenta que va a marcar la pauta a lo largo de todo el disco. En “Mirando al mar” ya huele a sal, a playas de arena blanca que invitan a reclinarte en la hamaca escuchando los susurros del viento que acompañan la voz de Ángela. En otro tono, un poco más oscuro, nos encontramos “Besos de tormenta“, casi 5 minutos de guitarras bajas y ritmos folklóricos que rompen totalmente la dinámica del tema que es exactamente lo que promete, he de reconocer que es la canción con la que más he conectado de Tibia Turbia, aunque el pódium podría discutírselo “Mi revólver“.

La recta final la marcan “BBB“, un tema completamente instrumental con tintes de canción popular, de nana para apartar los malos sueños. Cierra el disco con el tema que le da nombre al EP y que repica “tibia turbia, tibia turbia…” a modo de mantra. Sin duda un broche de oro para esta trilogía y una evolución del sonido de Lanuca latente que podréis disfrutar el próximo 13 de Mayo en el Carme Centre a partir de las 22:30. Podéis adquirir las entradas aquí por 8€ o en la misma entrada de la sala.

Aviso a navegantes: prepárense para disfrutar de un pop de mente abierta, dejen sus prejuicios en la puerta y disfruten.

NO HAY COMENTARIOS

¡Deja tu opinión!