Compartir

La actuación de Lambchop en Castellón el 2 de noviembre quedará en la retina y memoria de los asistentes como un episodio  poético dentro de todo el ruido de la vida mediatizada de este siglo XXI. En formato trío: Tony Crow  al bajo, Matt Swanson en el piano y Kurt Wagner a la voz y guitarra, el combo (denominación más adecuada que nunca), facturó un concierto que no hizo concesiones, pues se centró de modo casi único en los temas de su nuevo disco: “For Love Often Turns Us Still”, pero que convirtió la hora y veinte minutos que duró en un episodio de paz, estilo y poesía, auspiciado por un escenario, el del Teatro Principal, que dotado de una excelente acústica incrementó el goce musical de la velada.

Lambchop /// Fotografía: VikPamNox
Lambchop /// Fotografía: VikPamNox

La preocupación de muchos asistentes era comprobar si el concierto giraría en torno a las nuevas canciones, con arriesgados arreglos electrónicos, caja de ritmos y un uso inédito de la voz de Wagner al ser grabado usando un procesador vocal. Pronto se vio que aún usando el procesador vocal, las canciones tomaban formas reconocibles en la banda, e incluso en aquellas en las que Wagner dejaba a un lado la guitarra, el trabajo excepcional de bajo y piano, junto a una voz marca de la casa, llevaban a un plácido terreno todo el conjunto. Incluso la arriesgada decisión de interpretar “The Hustle” completa, con sus 12 minutos de duración, supo a gloria. Temas como “Old Masters” o “NIV” sonaron muy bien y dejaron la impresión de que Lambchop en mejor en un directo que en disco.

Lambchop /// Fotografía: VikPamNox
Lambchop /// Fotografía: VikPamNox

El concierto tuvo momentos amables como cuando el pianista empezó una divertida historia sobre Kurt Wagner, explicando el origen de sus perennes gorras de béisbol. El propio Wagner, de pie durante toda la actuación, tuvo una actitud distendida y simpática que sirvió de contrapunto necesario a la gravedad de algunas de las canciones, todas ellas marcadas por unos tempos lentos que produjeron momentos hipnóticos irrepetibles.

Con su concierto de Valencia de hacía más de diez años en el recuerdo, esta versión de Lambchop puede ser menos exhuberante, pero no por ello menos interesante o disfrutable. Quizá 2017 los vuelva a traer con un formato ampliado, cita que espero que nadie deje pasar.

Texto: Cisco Fran

Lambchop /// Fotografía: VikPamNox
Lambchop /// Fotografía: VikPamNox

NO HAY COMENTARIOS

¡Deja tu opinión!