Compartir

HolyComo ellos mismos se autodefinen:
Holy Paul (Valencia, 2012) es una aventura de pop-rock psicodélico que nació de las manos de Nando Vidagañ (Johnny B. Zero, Gypsy Casino, Odd Cherry Pie…) y Héctor Chiner (ambos guitarras en Holy Paul). Tras un pequeño paréntesis de poco más de un año, Adrian Garzón (bajo) y Julio Fuertes (batería) se sumaron a la banda. Desde entonces, Holy Paul defiende su honor psicodélico en los mejores garitos de tu ciudad.

Este grupo salió casi casi de la nada hará cosa de un año y poco, y han ido escalando a una velocidad endiablada por la escarpada montaña del panorama musical de nuestro país, tan rápido que en este corto tiempo han conseguido ganarse al público en cada bolo, sacar un EP de alta calidad, y la semana que viene estarán tocando en el Primavera Sound.
¿Alguien da más? ¿Qué haces que no los has escuchado aún?

Este EP que han sacado se titula “Seven Days of Wine” y fue grabado en Music Rooms Studios por el maestro Carlos Ortigosa.

El disco golpea primero, abriendo con la garajera y enérgica “Onion Man”, donde Héctor Chiner llega a desgañitarse, con una voz distorsionada que animará hasta al más soso de tus colegas. Distorsión, guitarrazos y cebollas.

Llega la influencia bluesera del disco con “Tears of Blood”, manteniendo el espíritu oscuro y pantanoso, que se puede escuchar durante todo el disco. Una suerte de Fuzztones blueseros liderados una vez más por Héctor Chiner.

El tema “central” de este EP de 5 temas es “Caroline”, temazo pop, donde se ven las influencias más beatle-ianas, pero que también se adentra en el indie-rock británico, haciendo un tema que puede ser bailado, coreado y cantado. Eso sí: siempre sin abandonar esa distorsión, tanto en la voz como en las guitarras.

“Brother”, el tema en el que te das cuenta que a lo largo del disco has estado escuchando unos teclados y no los habías captado. El tema con más tintes psicodélicos del disco, y cantado esta vez por Nando Vidagañ. Enérgico. Y pegadizo, coño.

Y con “Realize My Soul”, Holy Paul finiquita el EP, por todo lo alto: el tema acaba haciéndote cantar, casi sin quererlo, ese estribillo: “Realize, realize my soul!!”.

Nuestras expectativas: en muy buen lugar, y nosotros, con muchísimas ganas de seguir escuchando nuevos temas.
Auguramos un futuro muy amplio y próspero para esta banda que no para, y que recordamos que estará el 30 de este mes en el escenario H&M Pro del Primavera Sound.

¡SEVEN DAYS OF WINE, señoras y señores!

NO HAY COMENTARIOS

¡Deja tu opinión!