Compartir
El pasado sábado 24 de septiembre se dio un hecho un tanto peculiar: por un lado teníamos una banda, Noah Histeria, que presentaba sus nuevas canciones en directo a pesar de no tenerlas aún grabadas y, por otro, una banda a punto de presentar nuevo disco, Dawn of the Maya, guardando muy bien el secreto. Como guinda, Merge, un grupo venido desde París con una sólida trayectoria hasta el momento.

Antes de la apertura de puertas algo ya empezaba a oler mal: apenas había gente haciendo cola. Yo lo achaqué a mi exceso de puntualidad y confiaba en que la gente no tardaría en llegar pero, desgraciadamente, a lo largo de la noche se confirmarían mis peores presagios.

Arrancaron los Noah Histeria con sus nuevos temas y, aviso, como hice en el artículo donde hablaba sobre su último ensayo de la temporada, no voy a revelar los nombres de las canciones, pero os intentaré poneros los dientes largos para que os arrepintáis de no haber asistido.

Con un inicio contundente a la par que melódico, nos fueron rodeando con su renovado sonido, plagado de secciones con ritmos pesados diluidos en una disolución formada por compases progresivos y sinfónicos, que recuerdan de igual manera a grupos clásicos como a los más punteros de la actualidad.

En esa amalgama podíamos distinguir cómo han ganado peso las atmósferas de los teclados y sintes de Javi (más incluso que en esa primera toma de contacto que disfrutamos en agosto), los riffs de Álex son más osados, a Dani parece que le hayan crecido dos brazos más, el bajo de Salva se muestra con mucha más personalidad, si cabe, y todo eso manteniendo el estilo propio y mejorado de Juan.

noah
A pesar de que la sala seguía un poco vacía, los Noah Histeria demostraron una gran profesionalidad desarrollando un concierto muy redondo y sólido, gracias al cual consiguieron calentar el ambiente que, en un principio, se presentaba hostil y dejaron paso a los esperados Dawn of the Maya.

Sí, digo “esperados” porque un servidor se quedó con las ganas de verlos acompañando a Skunk D.F. en su gira de 2015, así que puedo decir que he cumplido mi sueño de presenciarles interpretando su anterior disco, “The Truth Is In Front Of You”, en directo.

Desde que salieron al escenario no pararon de arrastrar el ánimo del público hacia el techo de la sala a base de su tralla característica. Imposible permanecer inmóvil con la energía que demuestra Igor saltando, encaramándose al escenario y soltando voces guturales desde lo más hondo del gaznate.

dotm2
Tal ímpetu no podía más que traducirse en una secuencia de circle pitswalls of death mosh pits aunque, mal que me pese, un tanto descafeinados. Incluso, me perdonarán, visto desde fuera daba una sensación un tanto ridícula, ya que la poca afluencia de público apenas había mejorado y no era suficiente para montar un pogo como Odín manda.

Arriba del escenario ésto no presentaba ningún problema puesto que GarciEneko no paraban de pasárselo bien y dar botes al ritmo que Marcos atizaba a la batería e Igor continuaba sacando lo mejor de los asistentes.

dotm1
Se sucedieron las canciones del anterior disco y pudimos disfrutar en directo, por fin, del primer tema que han avanzado de su próximo disco: Old Statues”. Una pena que Marta se encontrara ausente por motivos laborales, ya que no pudimos disfrutar de su incrementada presencia en lo nuevo de Dawn Of The Maya, su nuevo trabajo: “Colossal”.

En la misma tónica que habían presentado desde el principio terminaron su actuación dejando el listón muy alto, reto que aceptó Merge sin titubear.

Los parisinos se subieron al escenario cargados de tanta energía que cualquiera diría que el espectacular juego de luces que tenían a sus espaldas estaba conectado a sus espinas dorsales.

merge1
De esa guisa nos presentaron un setlist con canciones de su anterior disco, “Elysion”, y del que está a punto de ver la luz: “Ineffable”. Todo temazos, aún más cuando puedes disfrutarlos en directo viendo a Julien, Charly y Tim sin parar de moverse, recorriendo el escenario de derecha a izquierda y transmitiendo buen rollo entre ellos y el público. Sobretodo su cantante, Max, que se hizo con los asistentes chapurreando castellano lo mejor que podía y agradeciéndoles haber asistido.

A tal punto de dinamismo llegaron que, de cara al final de concierto, Julien saltó del escenario y se recorrió toda la sala corriendo, mientras tocaba su guitarra, cosa que sólo en un día como aquel sábado podía ocurrir.
 merge2Para finalizar, me gustaría resaltar nuevamente la profesionalidad que demostraron las tres bandas a pesar de la atmósfera tan inhóspita que se encontraron y, también, agradecer a Crown Show haber montado un concierto con un cartel así de interesante.

¡Nos vemos en las salas!

Fotografía: Carla Gadea Fotografía
Texto: Jordan

NO HAY COMENTARIOS

¡Deja tu opinión!