Compartir

El segundo día se presentaba como uno de los más fuertes de toda la edición y, así fue.

THIRTEEN BLED PROMISES gozaron de un gran público, aun siendo el segundo grupo en tocar en esta jornada. Este año la afluencia en la carpa era más que buena. Nos proporcionaron breakdowns de otra galaxia y un setlist con canciones del calibre de “Please, Keep Your Bones Inside”, “Heliopause Fleets” o “A Fully Stabbed Face”. Gran concierto de estos alien.

DSC_8950 copia

Los valencianos IN MUTE repitieron por segundo año consecutivo, esta vez con un mejor recibimiento del público respecto al año anterior y siendo una hora más mala. Ya nos habría gustado ver a más mujeres como Steffi sobre los escenarios de esta edición.

DSC_8954 copia

Blowfuse hicieron todo un espectáculo estando en el escenario indicado, a diferencia del Main Stage tres ediciones atrás. Tocaron temas como “Ripping Out”, “Downhill To Hell In A Row” o “Radioland” donde la gente no paraba de saltar y cantar. A los catalanes se les veía contentos y enérgicos. Sin duda fueron los más saltarines de toda la edición, hecho constatado cuando Oscar hizo carrerilla para saltar el foso y caer sobre el público, una auténtica locura. Un contundente, aunque corto show, que se nos grabó en la memoria de cada uno de nosotros.

DSC_9005 copia

Nuevamente en el escenario principal, HAMLET hizo, una vez más, lo que sabe hacer, darlo todo. Luis Tárraga y Ken HC sacaron la artillería pesada y nos golpearon con cada uno de sus riffs. Molly, tal y como nos tiene acostumbrados, se acercó al público a cantar los temas. En resumen, un año más, los madrileños no defraudaron.

DSC_9020 copia

En el Ritual Stage se encontraban Being As An Ocean, una joven banda y, a la vez, comprometida desde el primer minuto. Su cantante Joel Quartuccio satisfizo a cada uno de sus fans. La implicación por dar un buen concierto fue enorme.

DSC_9068 copia

Protest The Hero nos brindaron unos de los mejores conciertos de la tarde. Los canadienses nos dejaron con la boca abierta y no pudimos dejar de mirar como tocaban Luke Hoskin y Tim Millar. No podíamos creer que lo que hacían fuese posible. Consiguieron meterse al público en el bolsillo desde un primer momento.

DSC_9098 copia

Si has asistido a más de una edición, ya sabrás que Rise Of The Northstar son habituales pero, esta vez, venían acompañados de su primer álbum, “WELCAME”, el cual tiene un sonido más metalero y agresivo. La carpa estaba llena (llena es llena) y los franceses con su estilo de macarra japonés salieron a destrozar el Ritual Stage. No hubo persona que no se metiera en el pit, directa o indirectamente, o que no saltase. Sonaron temas como “Sound Of Wolves”, “Again And Again” o “Demonstrating My Saiya Style”.

DSC_9159 copia

Volvieron otros clásicos al festival como son Hatebreed, quienes sacaron un sonido espectacular al Main Stage e hicieron enloquecer al público como solo ellos saben, empezando con “Destroy Everything” (esta burrada de canción). Con nuevo álbum en la mano, “The Concrete Confessional” no faltaron los nuevos temas como “A.D.”, “Something’s Off” y temas clásicos como “Honor Never Dies”, “Never Let It Die” y para ir terminado un increíble “I Will Be Heard”. Puede que se les viera algo cansados, no es su primer concierto de este verano, pero nos dieron una lección de hardcore/metal.

DSC_9192 copia

Qué decir de Frank Carter & The RattleSnakes, nunca olvidaremos lo que vimos. El que fue en su momento el cantante de Gallows, supo ganarse al público, el cual respondió como nunca. Frank se acercó a la multitud, caminó sobre ella (literalmente), abrió un pit, obligó a hacer un circle pit alrededor de él mientras cantaba y, por si fuera poco, nos hizo agacharnos. Triste es que la gente que no podía contemplar esto pasara de largo. Se perdieron un auténtico show, irrepetible.

DSC_9220 copia

Gojira volvía, una edición más, pero esta vez con un nuevo álbum y un set de pirotecnia que caldeaba el ambiente, por si no fuera poco con su ya sola presencia. De apariencia sencilla, los franceses son arrolladores allá por donde van. Cada canción cala a quien la escucha y cualquier grupo se queda corto en comparación con ellos. Una actitud sin igual que demuestra una gran profesionalidad. Su bajista Labadie, el más enérgico de la banda, bajó del escenario para ponerse encima de los amplificadores (que, por cierto, llevaba puesta una camiseta de los grandes TOUNDRA), como en el 2014. “Toxic Garbage Island, “L’Enfant Sauvage” y “The Heviest Matter Of The Universe” fueron el comienzo de uno de los mejores conciertos de esta edición. Los nuevos temas “Silvera” y “Stranded” sonaron brutales. Aun durando más la actuación de este año respecto a la última del 2014, estaba claro que todos queríamos más Gojira.

DSC_9297 copia

Con de The Offspring, los cabezas de cartel del día, encontrábamos a los más jóvenes y adultos que crecieron con este grupo. Hay que decir que, si no te quieres llevar una decepción, tienes que reconocer que The Offspring ya no son lo que eran, ahora son más ricos y viejos, no desprenden esa energía de los noventa tan característica. Un concierto repleto de gente y soso que, aun así, consiguió montar la fiesta entre los nombrados jóvenes y los más embriagados.

DSC_9358 copia

Madball fue la receta secreta que le da gusto a las cosas, el concierto de la noche. Una actuación espectacular a la par que emotiva con su homenaje a Melchor Roel (con telón incluido), el que fue alcalde de Viveiro y una de las personas que hizo posible la creación de este festival. Nos bridaron el mejor hardcore old school de toda la edición mientras que, su frontman Freddy Cricien no paraba de moverse y saltar. El público tuvo la oportunidad de coger el micrófono y cantar las letras de esta mítica banda neoyorkina.

DSC_9446 copia

Para todas las fotos del día visitar Furyo State Photography y si crees que puedes aparecer en alguna foto búscate aquí en el álbum del público.

NO HAY COMENTARIOS

¡Deja tu opinión!