Compartir

Wikipedia nos informa de que 1976 fue un año bisiesto, en Aviñón robaron 119 cuadros de la última época de Pablo Picasso, se produce el golpe militar en Argentina que dejará a 30.000 desaparecidos hasta 1983, en España gobierna Adolfo Suárez mientras se celebra el XXVII Congreso del PSOE tras 32 años de exilio (más o menos lo que tardará la gestora en convocar otro congreso), la nave Viking aterriza en Marte, se estrenan Taxi Driver y Rocky (sí, la primera). Mientras tanto, en el mundo de la música, se forman bandas como The Clash o U2, los Eagles sacan su “Hotel California” y llega al mundo Amaia Montero.

1976 también es el nombre que ha escogido Atlàntic para su primer álbum, una declaración de intenciones pop y ritmos noventeros. Producido, mezclado y masterizado por las talentosas manos de Carlos Soler, esta banda valenciana se prepara para su puesta de largo. Atlàntic es el proyecto paralelo de Moonflower (que ya tienen experiencia en esto de los escenarios) aunque este vez las canciones las firma Josep Bartual, Moonflower lleva más de 100 conciertos a sus espaldas en todo tipo de formato.

El álbum consta de 11 temas y dos ediciones físicas limitadas (vinilo y CD) cuyo artwork va a cargo de Ada Díez (Hits With Tits, Truenorayo Fest). Abre con “Amante Vehemente” de un estilo power pop que se repetirá a lo largo de todo el disco, así como los estribillos sabrosones característicos de ese estilo. “Supermán” abre con guitarras brillantes y ritmos de festival veraniego, así como “Uiti Mau“, son temas que invitan a mover los hombros mientras sujetas una cerveza de marca levantina bien fresquita.

Me gustan todos los días” rompe con el power pop bajando la intensidad de las guitarras a algo más melódico y facilón, los coros de María López redondean el tema aunque no lo salvan de un estilo teenager que no termina de convencerme. En el meridiano del disco, Atàntic nos da una tregua de tiempos introduciéndonos “¿Dónde estuve ayer?” como balada, “Blava” también es más melódica y nos sorprende escuchar la primera letra en valenciano y un estribillo pegadizo seguido de “Júlia“, también en valenciano.

La recta final del disco la empieza “Equilibrios“, que continúa con las melodías sosegadas hasta que rompe poco antes del estribillo y vuelve a ese pop noventero que parece ser el sello de este 1976. En “Ellos eran mil” vuelve el power a las guitarras que acabarán cogiendo peso en “Preso de tus letras“. Este primer álbum de Atlàntic lo cierra “Un día en Septiembre” con lo que podría ser perfectamente el single del disco.

1976 es un ejercicio de pop sin pretensiones con un punto naif, un must para los nostálgicos del powerpop de los 90’s. Pero a mi no me hagáis caso, si de verdad queréis saber a qué suena lo nuevo de Atlàntic id a verlos este sábado 1 de Abril al Magazine Club porque presentan disco junto a Her Little Donkey a partir de las 20:00 con una entrada única de 5€. Porque un directo vale más que 500 palabras.

NO HAY COMENTARIOS

¡Deja tu opinión!