Compartir

WolfOs contaré mi historia acerca de Alexander Wolf: Alex me dio su maqueta en un concierto, la había escuchado, pero tenerla en físico nunca viene mal, y lo cierto es que sonaba bien, para estar grabado con una grabadora de iPhone estaba realmente bien.
Pero lo que ha sacado Alexander Wolf supera de lejos lo que pensaba que sería su EP de presentación: una amalgama de sonidos western, country, folk, incluso un pequeño jugueteo con el difícil mundo del bluegrass.
Una mezcla deliciosa que todo amante de la música (sí, de la música en general, así va la movida) apreciará.

El disco empieza pausado, calmado, con “Awake For a While”, un tema íntimo y atmosférico, que de repente te golpea para devolverte a la realidad. Estás corriendo por los campos de trigo, y parece que suenan los Mumford & Sons, pero no: es mejor, más profundo, con un claro trasfondo acústico, muy mascado y pensado.
El banjo, la guitarra, la voz y el violín se entrelazan para crear un camino de baldosas amarillas que nos dirige al buen camino del folk.

“Lead Me Home”, primer single de este EP, y también tema que da nombre al mismo. Posiblemente el tema más folkie del disco, (y sabemos que es el tema más querido por el propio Alexander Wolf). La voz (ya de por sí) aguda de Alexander Wolf se une a una dulce voz femenina en el estribillo, y nos guía a casa.

Casi sin darnos cuenta llegamos al tercer corte del disco: “Little Bird” es el desfogue country de Alexander Wolf, todos los elementos que una buena banda country ha de tener (banjo, mandolina, violín y una mínima percusión) se encuentran en este tema, y no te extrañaría verle cantando el estribillo en un porche de Nueva Orleans. El tema que cualquier amante del country querría haber compuesto.

Y “Till My Last Breath” es el broche de oro para este EP de debut de Alexander Wolf. Un tema oscuro, con un aire pantanoso, como una marcha de esclavos. Es la oscuridad que sucede a la luz, hasta perder el último aliento.
Pero realmente, si Alexander Wolf estuviera en una batalla musical entre la luz y la oscuridad, sin duda estaría en el bando del folk luminoso, luchando contra el oscuro blues de Robert Johnson.

Un disco de debut realmente bueno, que augura un futuro muy prometedor a este joven countryboy, al que deseamos infinita suerte en su carrera, y lo seguiremos de cerca, seguro.
Podéis escuchar la totalidad del EP en su página de Bandcamp, YouTube y Soundcloud.

1 COMENTARIO

¡Deja tu opinión!